¿Qué necesito para mejorar mis finanzas personales? (que no sea dinero)

¿Qué necesito para mejorar mis finanzas personales? (que no sea dinero)

En este mes de enero es muy común que nos preguntemos si el rumbo que hemos decidido tomar para este año nos conducirá a nuestras metas, tanto financieras como personales. Algo en lo que muchas personas estarán de acuerdo, es que para ver un cambio en nuestra vida debemos de hacer primero un cambio en nuestra mentalidad. De modo que aquí está una lista con las actitudes y acciones más importantes que se deben tener en cuenta en este año que apenas comienza:

  1. 1. Actitud

Imagina que estás hablando con un gran empresario, un asesor financiero o un emprendedor. ¿Cómo te imaginas su actitud? Comúnmente nos viene a la mente una persona positiva, sonriente, con altos ideales y grandes metas. El primer gran cambio que debemos realizar si queremos mejorar nuestra situación (en cualquier ámbito) es nuestra actitud. Dicen que dinero llama dinero, pero para crearlo primero hay que imaginarlo, visualizarlo y sentirlo como una posibilidad latente y no como algo lejano. Sonríe al mundo y el mundo te sonreirá de vuelta. Recuerda ser paciente y no esperar resultados al primer día (en ocasiones funciona para las pequeñas cosas), pero generalmente los grandes cambios requieren esfuerzo, perseverancia, disciplina y tiempo. Por último hazte el propósito de convertirte el mejor en lo que haces. Créeme, esto hará una gran diferencia.

  1. 2. Metas y planeación

Hablar de metas es muy padre y nos ilusiona, pero muy seguido las dejamos en el camino por diferentes razones: distracciones, baja motivación, formas de pensamiento obsoletas, miedo o falta de confianza y de planeación.  Algo que ayuda mucho es el ponernos metas del tipo SMART. Estas siguen cinco características importantes:

Specific (Específicas) – Nos habla de qué es la meta, dónde se realiza, cuándo y cómo la vamos a lograr

Measurable (Medibles) – Una meta para ser buena tiene que ser medible: cantidades, números y unidades ayudan a medir qué tan bien o qué tan mal vamos en nuestra meta.  Digamos por ejemplo en una dieta: semana a semana medimos nuestro peso y vemos el avance o retroceso.

Achievable (Alcanzable) – toda meta ser debe poder realizar. Esto no implica que no aspiremos a grandes cosas, sino que esas grandes cosas sean posibles. Ser millonario en un año es posible (si nos sacamos la lotería) pero mejorar mi situación actual es alcanzable.

Realistic (Realista) – va ligada con que tan factibles son nuestras metas. Recordemos siempre tener los pies sobre la tierra al momento de establecerlas.

Time – limited (limitada en tiempo) – siempre es bueno saber para cuando queremos alcanzar nuestra meta. ¿Diciembre? ¿El próximo mes?

  1. 3. Sentido común

Dicen que así se le denomina porque comúnmente NADIE lo utiliza. Te invito a que seas de la excepción. Siempre que estés gastando pregúntate ¿De verdad lo necesito? ¿Puedo encontrar un reemplazo más barato? Esto también aplica para el uso de tarjetas de crédito. Hay dos formas en las que nunca se debe usar una tarjeta de crédito: para pagar (otra) deuda y para comprar cosas que podríamos pagar en efectivo o con tarjeta de débito.  Siempre pregúntate si lo que estás comprando es de primera necesidad o un antojo.

  1. 4. Aprender a tolerar las dificultades

En el camino te vas a encontrar con múltiples problemas. Personas que van a dudar de ti y de lo que te propones. Se cerrarán puertas, oportunidades. Te pongo un ejemplo: Steve Jobs, fundador y CEO de Apple fue despedido por su propia empresa a los 30 años. En ese tiempo que estuvo fuera, creó NeXT, una empresa dedicada a la tecnología, conoció a su esposa y desarrolló Pixar (sí, la de Toy Story). Años después, fue recontratado y ahora es conocido por todo el mundo como un innovador y líder de una de las empresas más sólidas del mundo. En sus propias palabras: “En ocasiones la vida te golpea con un ladrillo en la cabeza. No pierdas la fe.”

Una vez que tengas estos 4 puntos en cuenta, adáptalo a tus planes y metas financieras para este año (y los que vienen). No esperes a mañana o a que “las cosas estén mejor” porque probablemente esas condiciones que estés esperando no existan. La vida no espera. ¡Manos a la obra!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s