¿Ya conoces los Cetes? No gracias, estoy a dieta

CETES, es como se les conoce a los certificados de tesorería de la Federación.  Son emitidos por el Banco de México para financiar sus proyectos y operaciones, a esto se le llama emitir deuda pública y tiene gran impacto en la política monetaria del país.

Pues me parece bien, ¿pero a mí qué?

Una frase importante en la economía dice “There ain’t such thing as a free lunch”, osea que nada es gratis. Si el Banco de México decide emitir deuda, nos va a pagar un interés por “prestarle” dinero.  La tasa de los Cetes varía y son muy solicitados ya que su pago está respaldado por el gobierno, por lo tanto,  sólo nos quedaríamos sin dinero si el gobierno quiebra.  Muchos inversionistas los compran para mantener la liquidez de su dinero, ya que son fáciles de negociar, comprar y vender diariamente.

¿Y de a cómo?

Los Cetes se emiten a 28,  91, 182  y 364 días. También hay bonos con mucho más tiempo, como el Bono Samurai, a 100 años que se colocó en Japón. Este es el tiempo que le vamos a “prestar” dinero a Banxico, al término del cual nos regresará nuestro dinero más un rendimiento.  Las tasas que ofrecen se van incrementando con el plazo, al día de hoy se encuentran en 4.18, 4.52 y 4.62 por ciento respectivamente.

Cada Cete, tiene un valor nominal (que recibimos al final del plazo) de $10 pesos. Esto quiere decir que lo compramos a un precio menor, y para esto tenemos una fórmula que nos da el precio de acuerdo a la tasa y al plazo.  La fórmula nos da un precio de $.9.9674 pesos por Cete, con una tasa de 4.18 a 28 días.  La fórmula es sencilla y la anexo al final del artículo para el que guste de los números, saque los diferentes precios.

La labor del Banco de México

Como los Cetes no se emiten en un puesto o establecimiento, Banxico hace una subasta para que las entidades financieras los adquieran y los puedan hacer llegar al público inversionista. Obviamente, en esta colocación hay un diferencial de tasas para que el banco gane una parte por actuar como intermediario entre Banxico y los inversionistas. Estas se hacen frecuentemente, y los bancos con mayores capitales, adquieren mejores tasas. Con estas tasas, financian sus operaciones y prestan dinero a otros bancos y a las personas.

¿Por qué son importantes para México los Cetes?

Los bancos centrales de todo el mundo tienen una misión, ya sea para controlar la inflación o para asegurar la competitividad de las empresas nacionales. Cuando una economía se encuentra en una desaceleración, la gente deja de invertir, comprar y hacer que el dinero circule dentro de su economía. Para reactivarla, los bancos centrales COMPRAN su propia deuda, para que el inversionista regrese ese documento y tenga dinero (papeles y monedas) a la mano, con el fin de que lo gaste y se reactive la economía. Recordemos que esta tasa modifica la tasa de interés que nos darán los bancos, por lo que si esta tasa baja, seremos más propensos a pedir prestado, ya que el crédito es más barato. A esta política monetaria se le conoce como política expansiva.

Cuando una economía está muy activada y la gente consume más de lo esperado, el peligro de que ocurra una inflación es mayor. El banco central optará por tomar una política monetaria restrictiva, o VENDER los bonos a una tasa mayor. Esto va a ocasionar que pedir prestado nos salga más caro, y el consumo general se restrinja.

¿Tanto hay atrás de un Cete?

Como vimos, un Cete nos ayuda como inversionistas a obtener un rendimiento con liquidez diaria.  También el Banco de México se beneficia al financiar sus operaciones. Además de esto son el reflejo de sus políticas monetarias, de las tan sonadas “tasas de interés”. Estos métodos fueron ampliamente utilizados durante la crisis, para reactivar la economía. Actualmente, algunos bancos centrales, como el de Japón, tienen su tasa entre .0 y .01, y en México de 4.17 por ciento, como reflejo de cómo cada país tiene diferentes necesidades de política monetaria.

Espero que les sirva y cuando escuchen que tal país bajó o subió sus tasas de interés, tengan una mejor idea de sus objetivos económicos.

PD, para los que les quedó curiosidad de la fórmula para el precio de un Cete:

Precio = Valor Nominal (1 – (Tasa de descuento* días)/360))

¿Qué considera Warren Buffet al invertir?

Warren Buffet es uno de los inversionistas más exitoso del ámbito financiero. Todo su enfoque está basado en el valor de las empresas y su precio en el mercado. Se dice que una vez que se decide por una empresa, actúa como el dueño de la misma, y no como un inversionista cualquiera. A la forma de invertir de Warren Buffet le influyeron dos personas: Ben Graham y Philip Fisher. De uno aprendió lo estricto, lo cuantitativo y del otro el efecto que la administración puede tener en el valor del negocio.

Pero vayamos a lo sabroso, muchos nos preguntamos en qué se fija el señor Buffet a la hora de invertir. Principalmente son 4 reglas que él destaca:

  1. Nunca sigas las fluctuaciones día a día de los mercados accionarios
  2. No trates de analizar o preocuparte por la economía general
  3. Compra un negocio, no su acción.
  4. Administra un portafolio de compañías de las que te agradaría ser dueño

Nunca sigas las fluctuaciones día a día de los mercados accionarios

El señor Buffet comenta que es importante “hacer la tarea”. Si tus análisis te indican cierta dirección acerca de una empresa, ¿por qué seguir al mercado entonces? Segundo, cuando compras una acción es porque crees que es un buen prospecto y lo seguirá siendo por algunos años, por consiguiente, lo que le pase al precio en el día a día es totalmente intransigente.

Un inversionista no necesita la aprobación del mercado para cualquier compra de acciones.

El señor Buffet nos comenta que la única utilidad de mirar al mercado regularmente es para darnos cuenta si alguien es lo demasiado inocente para vender un negocio a buen precio.

No trates de analizar o preocuparte por la economía general

A sabiendas de que esto parece difícil, ¿cómo no me voy a preocupar por lo que pasa en la economía mundial? El señor Buffet nos hace referencia al punto anterior: si no puedo predecir el día a día de UNA acción, ¿cómo voy a predecir lo que hará la economía en conjunto en determinado tiempo? El problema empieza cuando ciertos inversionistas asumen cierto modelo económico y seleccionan acciones que caen en este modelo, limitando la visión y percepción.

Tenemos que fijarnos de aquellos negocios que serán capaces de prosperar independientemente de la situación económica. Estos, dicen Buffet, son en los que vale la pena invertir.

Compra un negocio, no su acción

Imaginemos esto: si tuvieras suficiente dinero para adquirir cualquier empresa, ¿cuál sería? Basándonos en esto, sabremos en cuáles acciones depositar nuestra confianza. Claro, hay que fijarnos en 4 aspectos:

Del negocio:

Claro que hay que saber y entender algunos términos básicos en las finanzas como flujos de efectivo, relaciones laborales, precios, flexibilidad y requerimientos de capital. Hay que ser realistas y saber identificar qué es lo que no sabemos, para no cometer errores.  En general, las empresas con mejores utilidades son aquellas que en el largo plazo han distribuido lo mismo. Busca empresas que han sabido sortear las altas y bajas de la economía, no sólo aquellas que han tenido buenos periodos.  Otra cosa importante es verificar si tiene proyección a largo plazo o si son rentables en su mercado, por ejemplo el petróleo, alimentos, etc.

De la administración:

La pregunta clave aquí es: ¿La administración y los dueños siguen la misma dirección? Hay que preguntarse si los gerentes invierten bien los excedentes de capital. Si llegan a invertirlos en proyectos que generen mayor retorno que el costo de capital es una buena decisión, de lo contrario sería mejor darlos como dividendos a los accionistas. Los gerentes irracionales invierten en proyectos con cada vez menores retornos sobre la inversión.

De las finanzas:

A los que ya conozcan el dichoso ROE (return on equity o retorno sobre capital), Buffet comenta que es en este en el que hay que fijarse, y no en las ganancias por acción. Recordemos que esta razón se obtiene de las utilidades operativas divididas entre el capital aportado. Un buen equipo administrativo se va a enfocar en obtener buen retorno sobre capital utilizando nada o poca deuda.

Algo que también es importante es calcular “ganancias del dueño”. Estas se calculan cuando se suma la depreciación y amortización a el ingreso neto y se restan los gastos por capital  que se tienen por mantener el volumen de unidades.

Este cálculo refleja la verdadera posición de flujo de efectivo de una empresa.

El tercer aspecto financiero es fijarse en compañías con margenes de utilidad altos, ya que cualquier gasto extra o innecesario afecta la utilidad de los accionistas.

Por último hay que fijarnos si por cada peso de utilidades retenidas, la compañía crea al menos un peso extra a valor de mercado.  Como en el largo plazo, el valor de una acción reflejará el valor económico de la empresa, debemos de fijarnos cuánto crea la empresa por cada peso que decide retener. Para estimarlo, hay que restar todos los dividendos de las ganancias netas de la empresa en toda su historia. Esto nos va a dar las utilidades retenidas totales. A este valor hay que sumarle el valor de mercado del principio del periodo analizado, a lo que llamaremos Total A. Si la compañía ha hecho las cosas bien, el valor de mercado va a ser mayor que el Total A que adquirimos. Si no, las cosas no se han hecho bien.

Del mercado:

Aquí hay que fijarse en el valor de mercado basado en los flujos de efectivo esperados a lo largo de la vida del negocio, descontado a una tasa razonable. Esta es la forma en la que diferentes negocios deben de compararse. Otra forma es ver si el valor de mercado es menor al valor real, ya que de serlo, es una buena adquisición.

Por último, se recomienda diversificar un portafolio de compañìas de las cuales entendamos completamente sus fundamentales, para Buffet, diversificar sin saber es perder el dinero.

Como pueden ver, invertir no es fácil, sino requiere planeación y conocimiento. Esto aplica en cualquiera de nuestras inversiones, tenemos que interesarnos en conocer todas las bondades y detalles que requieren. Al igual que en cualquier tema, si lo dominamos a profundidad, existe una confianza en nuestro conocimiento y podemos dejar de seguir a los demás. Aquí les dejo otras ideas del señor Buffet:

  • Existe una diferencia entre invertir en una acción en particular y tratar de predecir la dirección del mercado en general.
  • Aguantar al Sr. Mercado y sus cambios de “humor”
  • Los inversionistas deben de estar financiera y psicológicamente preparados para enfrentar las fluctuaciones del mercado en el día a día.
  • Las bajas en los precios son una manera de anexar más acciones a menos precio a nuestro portafolio
  • La habilidad de decir “no” a menos que todos los hechos estén a tu favor
  • Tener éxito en una inversión no significa ser infalible
  • No seguir a la multitud
  • Un inversionista y un hombre de negocios deben de ver a la empresa del mismo modo
  • Juzgar a una compañía por las fluctuaciones a corto plazo es un error

Cetes Directo: De a cómo el rendimiento y su atención al cliente

He visto varios artículos muy interesantes acerca de Cetes Directo, el nuevo esquema en el que a través de Internet, se pueden adquirir los Certificados de Tesorería que emite el Gobierno. Aún así, he visto una duda que se queda en el aire, ¿cuánto se gana realmente con los dichosos Cetes?  Aquí me pongo a echar números para que vean cómo funciona.

Cada certificado tiene como precio nominal $10 pesos, pero nosotros lo adquirirmos a un precio menor, o descontado por una tasa. A datos de hoy, 3 de diciembre,  el Cetes a 28 días está en 4.35. Algo que puede confundir es que el certificado nos ofrezca 4.35 por ciento neto de ganancia.

Tomemos como ejemplo los $100 pesos.  Si invierto $100 pesos, ¿En 28 días me dan el 4.35 %? La respuesta es no.  Para empezar esa tasa es anual, equivalente a 28 días. Para dejar todo más claro, el procedimiento funciona de la siguiente manera:

Primero tenemos que obtener el precio al que lo estamos comprando:

Precio = Valor nominal * (1 – (Tasa de descuento * días / 360))

P = 10 * ( 1– (.0435 * 28)/360)) =  $9.966166667 pesos

Este es el precio al que lo estamos comprando. Vayamos con el rendimiento:

Rendimiento = (Valor Nominal / Precio de compra -1) * (360 / 28)

R = ((10 / 9.966166667) -1 ) * (360 / 28) = .043647 o 4.36% ANUAL, que no es lo mismo que obtenerlo en 28 días.

Recordemos que este cálculo es con un solo certificado de tesorería, suponiendo que invertimos $1000 pesos, (o 100 cetes) obtendríamos:

10 – 9.9661 = .0339 x 100 = $3.39  pesos

Esto no es lo mismo que ganar 4.35% sobre $1000 pesos,  osea $43.5 pesos.

Mi experiencia con su centro de atención al clienteLes cuento que antes de ponerme a hacer todos estos cálculos, pensaba que en su centro de atención lo harían por mi. Me imaginé que dominarían el tema, y aunque me viera algo ignorante en su momento, resolverían todas mis dudas. Todo lo contrario. Llamé y me contestó una señorita que estaba no igual, sino peor de confundida que yo. Le pedí que me dijera realmente cuál sería el rendimiento y primero me dijo que “por motivos discrecionales” ella no me podía decir el rendimiento de los Cetes. Le comenté que observé una tasa de 4.35 por ciento, y me comentó que en 28 días yo ganaría esa tasa. ¿4.35 por ciento en 28 días? De ser cierto los fondos de inversión, acciones, y demás opciones no tendrían ni que hacer, estamos hablando de que anualmente podríamos generar una tasa arriba del 50 por ciento. Así que algo aturdido, volví a llamar con la esperanza de que me contestara otra persona un poco más iluminada. Volví a marcar, y para mi sorpresa me contestó… ¡la misma señorita! Pensé que: o no había mucha gente llamando, o el call center es como de 3 personas. En fin, le pregunté de nuevo y ahora me dijo que el 4.35 no era tasa, ¡sino pesos!  No bueno, seguí la llamada por curiosidad y ver hasta donde podía llegar. Me aseguró que esos $4.35 pesos me los ganaría por cada Cete. Ya un poco más relajado, colgué y pude reírme un poco a solas, porque realmente, el usuario está solo en este sistema. Me imagino que mucha gente marca y se anima, hace todo el trámite (que no es poco) y luego descubre que ganó muy poco. Y que triste es que la gente que está para ayudar está muy limitada.

En fin, los Cetes son un instrumento muy usado por los inversionistas, ya que no tienen riesgo. Si recordamos una de las reglas “A mayor riesgo, mayor posibilidad de rendimiento”, nos daremos cuenta de que no pueden ofrecer rendimientos muy grandes. Claro que ofrecen más que los pagarés, pero los plazos son largos y el margen no es mucho. En realidad son muy usados para mantener liquidez por su facilidad de venta.

Bien dicen que nadie experimenta en cabeza ajena, pero les dejo mi experiencia para que lo tomen en cuenta al momento de hacer sus decisiones de inversión. No olviden que el primer paso, después de tener el interés de ahorrar y mejorar nuestras finanzas, es informarse.

¿En cuánto tiempo duplico mi inversión?

Pregunta que escucho a menudo. Y claro, con bastante razón porque al invertir nuestros recursos, queremos ver frutos, y saber el tiempo en el que los veremos Normalmente tomamos como referencia el obtener dos veces la cantidad inicial, o “recuperar mi inversión”, aunque tal vez no sea la mejor forma de expresarlo. La verdad es que algunos somos impacientes, y es que los rendimientos que nos dan en ocasiones nos desaniman.

Para saber con exactitud cuándo duplicaremos lo invertido, se desarrolló la “Regla del 72”. Es una sencilla regla en la cual el número 72 para a ser dividido por la tasa de interés que recibimos anualmente, y con esto sabremos, en cantidad de años, cuánto nos tardamos en recuperar la inversión. Hago énfasis en que esta funciona gracias al interés compuesto, aquel interés que nos paga interés sobre interés, y para el cual sus rendimientos se calculan de la siguiente manera:

Rendimiento del interés compuesto = Monto invertido * (1 + tasa de interés) N

Para ilustrar cómo funciona el interés compuesto, tomemos como ejemplo una inversión de $100,000 pesos en una cuenta de ahorro de 2.5%.

El primer y segundo año arrojaría:

100,000 ( 1 + .025) 1 = $102,500

100,000 ( 1 + .025) 2 = $105,062.50

Si quisiéramos saber cuándo esta cantidad sería $200,000 (el doble de la inversión inicial), lo que tenemos que hacer es aplicar la regla del 72:

Número de años:

72 / tasa de interés

N = 72 / 2.5 = 28.8 años.

La magia de esta regla reside en buscar la forma en la que obtengamos rendimientos mayores, porque disminuyen el plazo de manera dramática.

Obteniendo 5 por ciento anual necesitaríamos 14.4 años y con 8 por ciento anual 9 años.

La siguiente parte del artículo habla de cómo se obtuvo ese dichoso 72. Si le tienen pavor a los números, ya andan cansados, o simplemente no les apetece, pasen directo a la tabla al final del artículo. Si se sienten valientes, los felicito, realmente no está difícil y esa inquietud es muy buena.

Lo sabroso Claro que se estarán preguntando ¿Y de dónde salió el famoso 72? No fue un número sacado al azar, es un despeje que se hizo tomando en cuenta la fórmula original del interés compuesto. Prometo que el cálculo no es difícil, es un despeje muy sencillo.

Antes de empezar vamos a recordar la fórmula del interés compuesto:

M = monto invertido

n = número de años

Fórmula:

2M (o 2 veces el monto) = M (1 + i ) N

Despejando para

N = ln (2) / ln (1+i)

Como ya vimos, el 72 es una constante, por lo que estamos buscando a K, por así decirlo.

En realidad, lo que buscamos es una ecuación que se vea así:

Número de años (N) = K (constante) / i (tasa de interés)

Siguiendo con el despeje, vamos a terminar de resolverlo en 3 pasos. Asumimos una tasa del .10 (espero me sigan)

1)            ln(2) / ln  (1+ i) = K / i

2)             ln(2) / ln (1+.1) = K / 0.1

3)             K = [ln(2)/ln(1.1)] * 0.1 = .727

¿Y por qué no se redondea? Ah, ¡porque también existe la regla del 69! Pero la diferencia radica en que este se usa para periodos de composición más chicos, semestrales, trimestrales, etc. Esto hace que la mejor estimación sea hacia abajo, y no hacia arriba.

En fin, espero que nadie se haya mareado con los números, pero como dicen: Hasta no ver no creer. Anexo la tabla con la que pueden estimar en cuánto tiempo van a duplicar su inversión. También aquí se anulan varios mitos, como el de que dejando un depósito inicial, su hijo tendrá suficiente para la carrera en 18 años, por ejemplo.La verdad es una muy buena herramienta para medir y cuestionarnos si el interés que recibimos no nos causa conflictos con el tiempo que tenemos planeado invertir. De ser así, sería recomendable buscar nuevas opciones de inversión.

Rate Actual Years Rule of 72 Rule of 70 Rule of 69.3 E-M rule
0.25% 277.605 288.000 280.000 277.200 277.547
0.5% 138.976 144.000 140.000 138.600 138.947
1% 69.661 72.000 70.000 69.300 69.648
2% 35.003 36.000 35.000 34.650 35.000
3% 23.450 24.000 23.333 23.100 23.452
4% 17.673 18.000 17.500 17.325 17.679
5% 14.207 14.400 14.000 13.860 14.215
6% 11.896 12.000 11.667 11.550 11.907
7% 10.245 10.286 10.000 9.900 10.259
8% 9.006 9.000 8.750 8.663 9.023
9% 8.043 8.000 7.778 7.700 8.062
10% 7.273 7.200 7.000 6.930 7.295
11% 6.642 6.545 6.364 6.300 6.667
12% 6.116 6.000 5.833 5.775 6.144
15% 4.959 4.800 4.667 4.620 4.995
18% 4.188 4.000 3.889 3.850 4.231
20% 3.802 3.600 3.500 3.465 3.850
25% 3.106 2.880 2.800 2.772 3.168
30% 2.642 2.400 2.333 2.310 2.718
40% 2.060 1.800 1.750 1.733 2.166
50% 1.710 1.440 1.400 1.386 1.848
60% 1.475 1.200 1.167 1.155 1.650
70% 1.306 1.029 1.000 0.990 1.523