El valor del dinero en el tiempo – tu capacidad de invertir

El valor del dinero en el tiempo

Todo parte de una pregunta muy básica. Digamos que debido a mi gran generosidad puedo regalarte $10,000 pesos. ¿Los preferirías hoy o en 3 años? Hagamos de cuenta que no hay riesgos externos y el pago en cualquiera de las dos opciones es 100% seguro.

 Si escoges hoy, ¿por qué escoges hoy?

Si escoges en 3 años, ¿por qué escoges esa opción?

Cualquier que sea tu decisión, la tomas por el valor que tiene el dinero a través del tiempo. A través de esta herramienta, el VDT por sus siglas es español, es como se evalúan todos los instrumentos e inversiones en el ámbito de las finanzas. Así que aunque no te hayas dado cuenta, el VDT se usa diariamente en todo lo que tenga que ver con dinero.

Para entender un poco mejor el VDT, tenemos que tomar en cuenta 2 tiempos en los que manejamos el dinero. Uno es el presente, en el que tomamos las decisiones. Puede que hoy te decidas a empezar a invertir, o contrates una hipoteca. El HOY en las finanzas se traduce a valor presente.

Toda decisión que tomes hoy, se pacta para el futuro. ¿Cuánto valdrá tu inversión en determinado tiempo? ¿Cuánto valdrá tu casa en el futuro? Este valor futuro, nos hace trabajar y negociar en el presente.

Partiendo de esos 2 conceptos básicos, el mundo de las finanzas gira.  Perpetuidades, anualidades, hipotecas, inversiones, bonos, valuaciones de empresas, derivados, pagos chiquitos, TODO se puede evaluar a través del VDT. Así que dominar este tema es un gran paso que te va a ayudar a tomar mejores decisiones en tus finanzas.

Volviendo a la pregunta y suponiendo que quieres un poco más de información te doy 2 piezas más para que lo tomes en cuenta.

  • La primera es que vamos a suponer que puedes invertir a una tasa anual de 8%.
  • La segunda es que la inflación será del 5% anual.

En este primer post, vamos a trabajar con la primera línea de información, tu capacidad de invertir y recibir una tasa de 8% en el Banco de Hablemos de Finanzas.

La pregunta clave que te harás es: ¿Cuánto vas a recibir en 3 años si inviertes HOY tus $10,000?

El primer año, recibirías:      10,000 * (.08) + 10,000 = 10,800

esto también puede reescribirse como:      10,000 (1.08) = $10,800

Segundo año:

Ya tienes 10,800, así que los vuelves a invertir;     10,800 * (1.08) = 11,664

Aquí es donde empieza la magia, esto puede reescribirse:    10,000 * (1.08^2) = 11,664

Tercer año:

Siguiendo la regla, puedes reinvertir de nuevo tu dinero:    11,664 (1.08) = 12,597

El camino más corto es el siguiente :

Tus 10,000 originales, a una tasa de 8%, elevándose a el número de veces que se reinvierte: 10,000 (1.08^3) = 12,597

De modo que ya tienes la fórmula del valor futuro:

Valor Futuro (VF) =

(a la reinversión también se le llama capitalización)

Ahora que ya quedó claro el valor futuro, te puedes preguntar, ¿Cómo utilizo esta herramienta para ver si me convienen los 10,000 pesos en 3 años? Hay 2 opciones.

1-    Evaluar en el futuro: ya viste que si inviertes HOY al 8%, en 3 años tendrás $12,597. Obviamente vas a preferir tus casi 12,600 a 10,000 pesos.

2-    Evaluar en el presente. La fórmula se puede usar como diría la canción: De reversa mami… (disculpa  la mala broma)

El valor presente se puede calcular de la siguiente manera:

De este modo, sabemos que los $10,000 en 3 años valdrían:

 10,000 / (1.08^3) = 7,938 pesos.

¿Qué preferirías entonces? 10,000 pesos hoy o 7,938?

Para la próxima, vemos que pasa con la tan sonada inflación, y cómo puede afectar tus decisiones utilizando el VDT.

PD.. Todo esto se puede hacer en excel, con las funciones (en inglés) PV (present value) y FV (future value) o en español con VP y VF.

10 aspectos importantes al emprender un negocio


¿Estás empezando tu negocio? Te recomiendo poner atención a los siguientes puntos para sacarle un mayor provecho a tu inversión. Entre ellos se encuentra la mayoría de los errores que hunden a los negocios frecuentemente.

1 – No descuides la información financiera. Puede que seas mercadólogo, ingeniero o abogado, pero si no manejas aunque sea los conceptos básicos de finanzas, la gestión de tu empresa se te hará complicada. Acuérdate que si no lo haces tú, nadie lo hará por ti.

2 – Define gastos o inversiones. Trata de que tus compras te produzcan y den un valor agregado, ya que si lo hacen, son inversiones. Cuando no, son gastos y a mayor cantidad de gastos, mayores problemas para gestionar tu empresa.

3 – Fondo de emergencia. Durante la crisis del 2008, las empresas que prevalecieron fueron aquellas que de alguna manera tenían los activos necesarios para sobrevivir. El mercado es como la jungla y sólo los más fuertes sobreviven. En general, tener un fondo para 12 meses de operación es lo ideal. Si apenas vas comenzando, recuerda destinar una parte de tu ingreso mensual a la creación de este fondo. (Y sólo úsalo para emergencias)

4 – Evita la deuda y usa el dinero que genera tu empresa. Trata de no sobrevivir a través de la deuda. Es sólo una bomba de tiempo. Tu empresa se hará más eficiente si aprende a operar con lo necesario. Verás que en el largo plazo es para bien.

5 – Agotamiento. No trabajes más de lo necesario y ¡recuerda que te lanzaste a emprender para tener más libertad! No seas esclavo de tu propia empresa. Claro que no lo cuestiono al principio, pero trata de buscar la libertad en el mediano plazo.

6 – Ten un muy buen sistema contable. Esto te ayudará a pagar menos y a estar dentro de la ley al mismo tiempo. Involúcrate y averigua qué puedes deducir, para qué y cómo funciona. No es un tema que apasione a muchos, pero es un tema que importa a todos.

7 – Trata de usar el dinero de la empresa sólo para la empresa. Es difícil hacer la división, pero mantén lo personal alejado de lo profesional. Claro que te tienes que pagar un sueldo, pero trata de darte lo justo y dejar que el negocio siga creciendo.

8 – Reinvierte las utilidades. Acuérdate que dinero flojeando es dinero perdido. Puedes mantenerlo en activos líquidos para satisfacer tus actividades, pero también maneja una visión de largo plazo e invierte.

9 – Escucha consejos externos. Acuérdate que no lo sabemos todo. Todos necesitamos de todos, y todos tenemos ideas que aportar. Rodéate de gente que le guste trabajar y que tenga pasión por lo que hace, y verás como tendrás muy buenos resultados.

10 –Sé coherente. Recuerda que del dicho al hecho hay un largo trecho. Por eso pon en práctica una mentalidad y actitud positiva, y sigue tus decisiones con disciplina. Con paciencia, el éxito llegará seguro.

Espero te haya servido. Si tienes algún otro consejo, por favor compártelo.
¡Buen inicio de semana!

¿Son malos los créditos a tasa variable?

¿Son malos los créditos a tasas variables?

Recientemente se ha hablado de los créditos a tasas variables y eso lo deja a uno pensando: si son tan malos, entonces, ¿para qué existen? Aunque la respuesta más popular puede que sea para fregarse al cliente, esto no es correcto. Voy a hablar de 2 casos, las UDIS y la deuda a tasa real, ambos casos de tasas variables.

UDIS

UDIS es el acrónimo de Unidades de Inversión. Estas unidades tienen su equivalencia en pesos y se calculan 2 veces al mes para usarse diariamente. ¿Cómo? Va de la mano con la tasa de inflación.

Esto es lo que dice su ley concretamente:

La variación porcentual (en lo sucesivo cuando se diga variación debe entenderse porcentual) del valor de la UDI del 10 al 25 de cada mes será igual a la variación del Indice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) en la segunda quincena del mes inmediato anterior. La variación del valor de la UDI del 25 de un mes al 10 del mes inmediato siguiente será igual a la variación del INPC en la primera quincena del mes referido en primer término.”

A ver, échamela despacio:

El valor de la UDI depende directamente de la inflación del mes vigente (para la segunda quincena) y del mes anterior (para la primera quincena).

¿Por qué le echan tierra a las pobrecitas UDIs?

Porque si la inflación se dispara, las UDIs harán lo mismo. Si tú tienes un crédito en UDI’s, probablemente estés pagando más cada año. La UDI vale hoy $4.589736 pesos. ¿Cuánto valía en hace 17 años (cuando se creó esta opción)? $1.003840.

Gran diferencia si me preguntan. Pero esperen, no todo es malo. Las UDIs son útiles cuando se esperan periodos de inflación estables o incluso deflación. Entiendo que es difícil predecir este tipo de movimientos macroeconómicos, pero en este caso son útiles porque la deuda sale más barata. Puede que no te convenza hacerla de adivino, entonces pasemos a la deuda en tasa real.

Deuda o créditos en tasa real

Existen otro tipo de tasas variables, que son más benéficas en tiempos difíciles. Cuando usamos una tasa real, se descuenta la inflación de la tasa de interés que pagamos en nuestro crédito. La fórmula es sencilla:  Tasa de interés – inflación.

¿Cómo me ayuda la tasa variable? ¿Qué no son peores que la carne de puerco?

Como en todo: depende, sobretodo de cómo la uses.

Usándola a tu favor en tiempos de inflación alta, cómo ya sucedió en la crisis del ’95, cuando algunos créditos fueron convertidos a esta tasa para ayudar a los deudores. Veamos 2 casos: Tasa real de 2.5% , esto quiere decir que la diferencia entre la tasa de interés y la inflación es 2.5%. ¿Qué pasa si la inflación sube? Mi tasa real baja, y por consiguiente, yo pago menos  J

Por cierto, para periodos de tiempos muy largos, y el caso de una hipoteca, recomiendo o tasa real o fija. Las UDIs para periodos cortos en los que es más fácil predecir la inflación (o haya una estimación disponible, como cada principio de año)

Por consiguiente, las tasas variables no son del todo malas, pero conviene fijarse bien los términos del contrato y aprender a utilizarlas a nuestro favor. Recuerda siempre preguntar y preguntar hasta que no te quede una sola duda. Si no estás content, no tienes por qué firmar. Recuerda: el que paga manda, y no, no te están hacienda el favor prestándote dinero (¡te cobran intereses!)

Continue reading →