El panorama global y local según el Banco de México

La información más reciente acerca de la actividad económica en Estados Unidos muestra que su crecimiento ha sido débil durante prácticamente todo 2011 y que se mantienen los problemas estructurales de desempleo, sobreendeudamiento de los hogares y del mercado de vivienda.

Lo anterior llevó a que las expectativas de crecimiento para 2011 y 2012 se revisaran sustancialmente a la baja. Esta perspectiva se ve reforzada por el inminente retiro del estímulo fiscal, más aún después de la reducción en la calificación a su deuda soberana por una agencia calificadora y de las dificultades para lograr un aumento en el techo de endeudamiento.

Ante este escenario, la Reserva Federal anunció que mantendrá condiciones de gran lasitud monetaria cuando menos hasta mediados de 2013. Por otro lado, la crisis de deuda soberana en Europa se recrudeció, ante las dificultades de refinanciamiento que han enfrentado Italia y España, que se suman a los problemas de Grecia, Portugal e Irlanda. Ante esta circunstancia, los Jefes de Estado de la zona del euro anunciaron, entre otras medidas, el otorgamiento de mayores facultades al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, estas medidas han sido recibidas con escepticismo en los mercados. Ante esta situación el Banco Central Europeo inició la compra de deuda soberana de Italia y España e interrumpió el retiro del estímulo monetario. Estas dificultades se han visto reflejadas en una desaceleración de la actividad económica en Europa y en un deterioro de los pronósticos de crecimiento. La perspectiva de menor crecimiento en los países avanzados ha facilitado que la reducción de los precios de las materias primas continúe, por lo que se espera que la inflación en dichas economías comience a disminuir.

En las economías emergentes se ha moderado el vigoroso ritmo de crecimiento. No obstante, en algunos casos persisten condiciones de sobrecalentamiento, ante lo cual algunos bancos centrales han retirado parte del fuerte estímulo monetario que habían introducido. Sin embargo, en otros países dicho proceso se ha pospuesto. Así, el balance de riesgos para el crecimiento mundial continuó deteriorándose, mientras que el de inflación mostró una ligera mejoría.

En México, la actividad productiva sigue con una tendencia positiva pero su ritmo de crecimiento ha perdido cierto dinamismo. Algunos componentes del gasto interno se han desacelerado moderadamente, si bien las exportaciones permanecen vigorosas. Las perspectivas de crecimiento se han revisado a la baja, en buena medida en respuesta a la desaceleración de la economía de Estados Unidos. Esta situación confirma que la brecha del producto se cerrará a una velocidad menor a la prevista, en un contexto en el que diversos indicadores del mercado laboral y crediticio, así como el reducido déficit en cuenta corriente, siguen mostrando holgura. Por lo anterior, no se esperan presiones generalizadas sobre los precios en la economía.

La inflación general anual y la subyacente han mantenido una evolución favorable. En particular, las variaciones del subíndice subyacente de servicios, que es el que mejor refleja los factores domésticos que afectan a la inflación, se encuentran en tasas históricamente bajas, a pesar de su reticencia a disminuir mostrada en años pasados.

Se espera que durante 2011 y 2012 las inflaciones general y subyacente continúen dentro de la trayectoria publicada en el último Informe sobre la Inflación. Los niveles actuales de inflación son consecuencia de varios factores: la tendencia descendente de los costos unitarios de la mano de obra, el desvanecimiento del impacto de los cambios tributarios del año pasado, la evolución del tipo de cambio (a pesar del reciente episodio de volatilidad en los mercados financieros internacionales) y una reducción importante en los precios agropecuarios. Hacia adelante es previsible que varios de estos factores sigan reflejándose en el comportamiento de la inflación, aunque prevalece el riesgo de turbulencia en los mercados financieros internacionales que genere volatilidad excesiva en el mercado cambiario y que algunos precios agropecuarios repunten.

Los mercados financieros nacionales reflejaron la volatilidad internacional, aunque los ajustes de las tasas de interés y del tipo de cambio han sido ordenados y en condiciones de liquidez adecuadas. Las tasas de interés en Mexico para prácticamente todos los plazos disminuyeron, al grado que las de Cetes a plazos de hasta un año se ubican por debajo de la tasa de referencia del Banco de México. Esto refleja la significante reducción de las tasas de interés en Estados Unidos, junto con el hecho de que la evolución de la inflación y sus expectativas han sido favorables y que se anticipa un menor dinamismo de la economía mexicana. El Banco de México considera que la postura actual de la política monetaria es conducente a alcanzar el objetivo permanente de inflación del 3 por ciento. Sin embargo, en caso de que el desempeño de la economía nacional y de los mercados financieros internacionales resultara en un endurecimiento innecesario de la política monetaria, la Junta de Gobierno reflexionará acerca de la conveniencia de ajustarla.

La Junta de Gobierno ha decidido mantener sin cambio el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día. Empero, vigilará el comportamiento de todos los determinantes de la inflación que pudieran alertar acerca de variaciones generalizadas sobre los precios. En todo caso, la Junta de Gobierno ajustará oportunamente la postura monetaria procurando en todo momento la convergencia de la inflación a su objetivo permanente de 3 por ciento.

¿En dónde invertir hoy? Las respuestas de 3 financieros.

Recientemente, a raíz de todo lo que ha sucedido a nivel mundial, y platicando con algunos colegas que estudian finanzas, ha llegado la pregunta que todos nos hacemos Viendo todo lo que pasa, ¿En qué instrumento invierto mi dinero?

Así que suponiendo que cada uno de nosotros pudiera invertir en estos momentos, mis compañeros Andrés, César  y yo nos hemos dado a la tarea de exponer en dónde invertiríamos actualmente. NOTA: Esto no es un manual de inversión ni recomendaciones, es simplemente la opinión de cada uno de nosotros tomando en cuenta el escenario actual global.

Andrés Villarreal, quien ya había participado en este espacio, nos comenta que debido a las medidas que tomará Estados Unidos para reducir su nivel de endeudamiento (incremento de impuestos, reducción del gasto público o una combinación de ambas), la economía estadounidense afectará a la mexicana a través de las exportaciones, el turismo y el flujo de remesas (el envío de dólares a México), sin embargo, confía en que México está blindado y protegido. Tomando en cuenta que el IPC se encuentra por debajo de los 34,000 puntos y también la fortaleza de México para cumplir con pagos, Andrés invertiría 70% en un fondo indizado al IPC y el 30% restante lo haría en Cetes a 182 días, reinvirtiéndolo cuando termine el plazo.

César Bustillos, quien recientemente regresó de Berkeley, arranca citando a Einstein “Sólo hay dos cosas infinitas: el universo y la ingenuidad el hombre, y de la segunda no estoy seguro.” Esto para referenciar el comportamiento del mercado en estos días. Por ejemplo: a raíz en la baja de calificación de Estados Unidos, se esperaría que los inversionistas se alejaran de esos instrumentos, pero al contrario, los inversionistas los han comprado más.

César recomienda invertir en empresas que produzcan bienes de consumo como lo es GRUMA, productora de maíz y tortillas. Su información financiera es muy buena y además: es contracíclica, su comportamiento depende sólo de un 6% del mercado en general. También a César le parece buena idea invertir en ORO, debido a su rentabilidad y característica de refugio en situaciones como la actual. Se puede invertir en un ETF de oro o físicamente, ya que es un refugio ante papel moneda, inflación, crisis, etc.

¿Qué recomiendo yo? Una mezcla entre ambas propuestas. Pensaría en la facilidad de acceso a cada instrumento, que va en este orden: Fondos, Cetes, oro. Compondría mi portafolio con 60% en un fondo indizado al IPC (ya que está subvaluado y a fin de año se espera ronde las 36-37 mil unidades), un 30% de Cetes, para minimizar la volatilidad en mi portafolio y agregar liquidez, finalizado con un 10% en Oro, para aprovechar el pánico que surge cada que caen los mercados.

Como mencioné con anterioridad, estas son propuestas de cada uno de nosotros y no son, en ningún momento, recomendaciones y/o sugerencias de inversión.

¿Cómo escojo un buen asesor financiero?

¿Qué tal el humor del Sr. Mercado estos días? Espero lo estés usando a tu favor. Como se ha podido ver, el mundo de las finanzas tiene grandes fallas a pesar de todos los avances tecnológicos e intelectuales disponibles. Uno de estos errores es sin duda la presencia de personas que viven de devorar a otros. (En su defensa, también son necesarios para el mercado por sus movimientos especulativos).

Sin embargo, otro de los grandes errores es la colocación de personas con poca preparación en puestos de asesoría y planeación financiera al público general. Estoy de acuerdo que los inversionistas, principalmente de grandes montos gozan de cierta asesoría personalizada y correcta, ya que pueden comprar acciones en directo. Sin embargo, para la gran mayoría, los fondos de inversión son el vehículo más acertado y sin embargo, el que es usado de la peor forma por falta de una asesoría especializada y correcta.

¿Cómo identificar a un buen asesor financiero? No te vayas con la finta. No te tienes que conformar con lo que haya. El mejor consejo es: CONFÍA, LUEGO VERIFICA. ¿Por qué? Porque es primordial que te sientas en confianza, pero más que nada que la honestidad de tu asesor sea INTACHABLE. Piensa primero en personas que conozcas que inviertan que te puedan recomendar a su asesor. De no poder, hazlo tu mismo bajo estos parámetros en tu entrevista con él. Recuerda que tú eres el entrevistador, no viceversa:

 

¿Cuál es la especialidad del asesor? ¿Contaduría, finanzas, ventas, “financial planner”, agente de seguros? ¿Qué certificaciones tiene? En México busca certificaciones del AMIB (Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles), del CFA (Chartered Financial Analyst) o de perdido un título universitario).

¿En qué idioma te habla, es decir, usa términos terrenales? ¿Explica todo o asume que sabes? ¿Te habla de inversiones con altos rendimientos y bajo riesgo? ¿Te dice que puede vencer al mercado? ¿Te apura? ¿Le interesas como cliente o como persona? ¿Te pregunta acerca de tus metas?

 

Pregúntale: ¿Cuál es su filosofía de inversión? ¿Utiliza acciones o fondos? ¿Usa análisis técnico o fundamental? ¿Por qué está en este negocio? ¿Cuál es la misión de su compañía? ¿Asesora en colocación de activos o también en impuestos, propiedades y seguros? ¿Cómo te ha ayudado tu preparación académica a dar mejor consejo financiero?

¿Cómo me puedes ayudar a conseguir mis metas? ¿Cómo será el registro de mi progreso? ¿Cuántos clientes tienes y cada cuánto te comunicas con ellos? ¿Puedo ver una muestra de un recibo? ¿Cuánto crees que se puede obtener al año? (8-10% máximo, de ahí para arriba te están cuenteando) ¿Me puedes mostrar tu currículum?

Recuerda, estás depositando tu dinero en sus manos. Cerciórate de que la persona sea digna de tu confianza.

¿Qué está bajo tu control al invertir?

Hay que reconocer que invertir de manera inteligente es acerca de controlar lo controlable. ¿Puedes controlar al mercado? ¿Puedes controlar las subidas y bajadas de precios hoy, mañana, este mes o año? Acuérdate que el corto plazo estás bajo los designios del mercado, pero existen ciertas cosas que si puedes (y debes) controlar:

  • Tus costos de corretaje: haciendo pocas transacciones, de manera rara, con paciencia y de forma barata
  • Tus costos de propiedad: evitando comprar fondos o acciones que impliquen grandes costos anuales
  • Tus expectativas: usando el realismo, no la fantasía, para pronosticar tus rendimientos
  • Tu riesgo: decidiendo qué parte de tus activos totales pones en acciones, qué tanto en bonos, qué tanto en efectivo. Decidiendo qué tanto diversificas y rebalanceas tu portafolio.
  • Tu pago de impuestos: Manteniendo tus acciones o fondos por lo menos de 1 a 5 años, para bajar lo gravable de tus ganancias de capital.
  • Y lo más importante: tu propio comportamiento. Hemos hablado de que el atributo más importante del inversionista inteligente es su capacidad de pensar por sí mismo y no dejarse llevar por lo que dice el mercado. En el momento en el que piensas anticiparte al mercado y salir avante al escuchar rumores y/o seguir al mercado, pierdes tu principal ventaja. En cambio, como vimos en el post anterior, cuando el Sr. Mercado te de limones, haz limonada: véndele caro cuando esté dispuesto a pagarle y cómprale barato cuando (como ayer) se ponga de pechito.

Recuerda que invertir no es acerca de ganarle a otros en su juego. Es controlarte en tu PROPIO juego. No te conviertas en tu peor enemigo. ¿Cómo vas a medir el éxito en tus inversiones? ¿Si le ganas a Warren Buffet? En lugar de esto que el éxito sea que tus inversiones te ayuden a cumplir TUS metas. ¡Éxito!

La moraleja del Sr. Mercado y por qué alegrarse cuando las acciones bajan

Recientemente, a causa de datos que vislumbran de cerca una desaceleración económica, hemos visto caídas importantes en las bolsas del mundo. En México, el IPC tocó ayer, 3 de agosto, niveles que no había tocado desde octubre del año pasado y esta mañana, ya ronda el IPC los 33,800 puntos, cifra todavía menor. ¿Es este el momento de vender? Veamos la siguiente metáfora en la que participa Mr. Market (Sr. Mercado) que expone Ben Graham en “El Inversionista Inteligente”:

Imagina que compras acciones de un pequeño negocio, y te costaron $1,000. Uno de tus socios, el Sr. Mercado, es muy atento. Cada día te dice lo que ÉL piensa que vale tu interés y encima de esto, te ofrece la oportunidad de venderle o comprarle más acciones. Algunas veces su idea sobre lo que vale tu acción parece justa y razonable, debido a el rumbo que lleva el negocio en el que invertiste. Existen otras veces, en las que el Sr. Mercado deja que el entusiasmo o sus miedos lo controlen y el valor que te propone es completamente risible.

Si tu eres un inversionista prudente, ¿dejarías que el Sr. Mercado determine cómo percibes el valor de lo que valen tus $1,000? Sólo en el caso de que estés de acuerdo, o que quieras hacer alguna transacción con él. Estarás muy contento de venderle cuando te ofrezca cantidades estratosféricas e igualmente contento cuando le puedas compras más acciones a un precio muy bajo. Pero la mayor parte del tiempo serás más inteligente que el Sr. Mercado si formas TU PROPIO CRITERIO acerca del valor de tus acciones, basándote en los reportes financieros del negocio en el que estás invirtiendo.

Recuerda que el verdadero inversionista se sirve del mercado y lo utiliza para su beneficio. No permitas que el Sr. Mercado te diga cuando, cómo y qué comprar o vender. Si bien es cierto que los precios sirven para darnos una idea de cómo percibe un mercado a cierta empresa, estos no quieren decir que esa percepción sea correcta. Para el inversionista de a de veras, las fluctuaciones del mercado sólo le sirven para aprovechar precios altos para vender y precios bajos para comprar.

Los especuladores buscan siempre anticiparse y aprovechar las fluctuaciones del mercado. Los inversionistas buscan adquirir y MANTENER activos adecuados a precios adecuados. Recuerda que no hay peor pecado para el inversionista que vender inmediatamente después de una caída y comprar inmediatamente después de una subida. Interésate por saber si las acciones que tienes tienen valor importante A TRAVÉS de los estados financieros, no por el mercado.