El verdadero problema Europeo

Recientemente se ha especulado mucho sobre Europa, que si Grecia, Italia, España andan endeudados y también que si Alemania o Francia le entran al quite. Todo parece debatirse entre estas variables, sin embargo, al parecer el problema va más allá.

He investigado un poco y al parecer el principal problema de Europa en general es un estilo de vida que ya NO va de acuerdo con las posibilidades y con la realidad. En un artículo muy interesante que me encontré resulta ser que los europeos han dejado de invertir en la investigación y desarrollo, innovación, automatización, la productividad en general. ¿En qué se puede ver esto? Europa presenta un estancamiento de patentes, investigación relevante y mejoras en la eficiencia productiva.

Otro factor: no quieren tener hijos. Podría parecer una situación menor, pero el problema es que el reemplazo en la fuerza laboral no se daría si se sigue con la tendencia. Imagínate: todos viejitos, buscando una pensión y ¿quién trabaja? En Europa existen muchas leyes que protegen al trabajador y a la persona física, rayando en el límite de un estado complaciente.

Ahora los reflectores apuntan hacia la deuda que los países han adquirido para “inyectar” prosperidad en los mercados, pero ¿tiene Europa el potencial laboral para resurgir y pagar todo lo que debe, aún si se alargan los plazos?  Como dato el PIB de la Eurozona en los últimos 3 años: .60% en 2008, -4.1% en 2009 y 1.8% en 2010. *

Ahora que si lo vemos por individuo, vemos que ha habido retroceso (en USD): 33,700 en 2008, 32,200 en 2009 y 32,700 en 2010.

Su fuerza laboral está repartida de esta manera: Sólo el 5.6% son agricultores, 27.7% se dedican a la industria y el restante 66.7% se dedican a los servicios. ¿Dónde queda la fuerza productiva? ¿Qué tanto se puede vender si hay poca producción? Las tasas de desempleo en 2009 era 9% para la zona Euro, en 2010 se ha elevado a 9.5%, para una fuerza laboral comprendida de 227.4 millones de trabajadores.

Más allá de ver los números de la deuda de Europa es importante ver el problema detrás de ello: la falta de producción y, valga la redundancia, la pérdida de fuerza en la fuerza laboral. ¿Cómo puede Europa salir de esta? Con cambios estructurales e incentivos para la producción e innovación (además de amarrarse el cinturón y pagar su deuda.)

PD: Como punto de referencia, México tuvo un PIB de 5.5% en 2010. Una fuerza laboral de 47 millones de personas y se comprende de: 13.7% en agricultura, 23.4% en industria y 62.9% en servicios. Tasa de desempleo: 5.4%.

*Con datos de The World Factbook, Central Intelligence Agency – cia.gov

¿Por qué el dinero no es suficiente?

Bien dicen por ahí que el dinero no es todo. Si volteas alrededor, probablemente te preguntes ¿por qué todo gira en torno al dinero? Al parecer como sociedad hemos emprendido una búsqueda irracional de dinero sin importar el medio. Pero ¿realmente el dinero nos satisface? Apoyado en la teoría del psicólogo americano Abraham Maslow y su pirámide te diré por qué no.

Como humanos todos tenemos diferentes necesidades, las básicas son las fisiológicas. Estas no las elegimos, simplemente las tenemos para poder vivir. Pero a partir de ahí, las aprendemos a lo largo de nuestra vida. Primero, encontramos las de seguridad, en donde el dinero empieza a tomar un papel en nuestras vidas. En este nivel nos sentimos satisfechos hasta cierto punto, porque ya tenemos empleo, podemos adquirir bienes y hasta propiedades.

Sin embargo, después de cierto tiempo, podemos darnos cuenta de que algo falta. Y es que como seres humanos tenemos otras necesidades, que son más importantes para nuestro fin, la autorrealización. El siguiente nivel es la amistad, el afecto y la intimidad con otras personas. ¿Es el dinero el boleto hacia esto? La respuesta, aunque duela, es no.

Más adelante, buscamos reconocimiento, respeto y éxito en lo que emprendemos.  Aquí ya estamos en camino a la moralidad, creatividad, falta de prejuicios, que se encuentran en la cúspide de la pirámide. Cierto es que pocas personas llegan aquí, donde hay una total aceptación de los hechos y una resolución de problemas.

¿Alguna vez has escuchado acerca de la importancia de hacer lo que te apasiona? ¿De lo importante que es tener un trabajo que te motiva? ¿Qué hay acerca de ayudar a otras personas? ¿De convivir y tener amigos? Ciertamente el error que cometemos como personas es pensar que el dinero es el puente para pasar de niveles en la pirámide. Creemos que el dinero es sinónimo de amistad, aceptación, reconocimiento. Llegamos a pensar que a más dinero somos más solidarios y podemos resolver los problemas con más facilidad.

Por eso, apoyado en esta teoría de Maslow, te invito a que reflexiones acerca de lo que te motiva y que tomes los pasos hacia la autorrealización. Recuerda que el dinero es un medio para obtener un fin, sin embargo, lo que nos llena como personas no se gana con dinero, sino con esfuerzo y perseverancia. No caigamos en este síntoma que vemos tanto en la actualidad, porque al final del día, lo que nos llena vale más que el dinero.

 

¿Qué está pasando en los mercados?

Si has estado al tanto de los mercados, te habrás dado cuenta de que hoy se cayó el mercado a nivel mundial. Para muestra un botón: en México, el IPC perdió 4.82, La zona Euro 4.90, y en Estados Unidos el Dow perdió 3.50%.

¿Por qué corren los inversionistas?

Resulta que el Sr. Ben Bernanke, quien trae el pandero en el Banco Central de Estados Unidos, la Fed, anunció ayer su “Operación Twist” que significó reestructurar una porción de su deuda (nada más 400 mil mdd) de forma que lo que se tenía que pagar en el corto plazo (1 – 3 años) se pagará ahora en plazos de 6 a 30 años. Esto en términos financieros se le llama aplanar la curva y se puede observar en la curva de tasas de los bonos, que tocan mínimos históricos.

Esto no le gustó para nada al mercado, ya que lo que estaban esperando todos era (otra) inyección de dinero a través de una compra de bonos. Y como los temores de recesión global siguen amenazándonos, los inversionistas salieron en estampida porque creen que esto ya va en picada. Otro argumento es que las tasas de interés ya se encontraban muy bajas, por lo que una reducción marginal no motivará a las personas a consumir más ni emprender un negocio. Lo que la gente quiere es cash. Recuerda que “Cash is King.”

¿Qué tan lógico/ilógico es este comportamiento? Pues sólo el tiempo lo dirá. En Europa le acaban de bajar la nota crediticia a Italia, ya que ahora tiene perspectiva negativa. Los griegos parecen tener complicaciones para solventar sus próximos pagos y en todo el mundo vemos signos de una desaceleración económica, así que razones para correr no faltan.

En México todo esto ocasionó que se dispare el tipo de cambio. ¿Cómo? Pues imagínate a un inversionista gringo que tiene aquí invertido 1 millón de USD en acciones y Cetes. Cuando empieza a ver el caos  decide salirse y con esto vender todos sus instrumentos, recibir sus pesos mexicanos y, como tiene que regresar a su tierra, canjearlos por dólares otra vez. Como te podrás dar cuenta en estos momentos no sólo hay 1, ni 2, sino miles de inversionistas haciendo esto y empujando el tipo de cambio a 13.85/ mxn. ¿Hasta dónde llegará? Hasta donde la irracionalidad del mercado lo permita.

Recomendaciones: No corras, ni te espantes. Lo mejor es ser prudente y aprovechar estos bajones. Recuerda que al bajar las tasas los bonos ganan en precio, así que si no te gusta arriesgar en acciones ya vas de gane. Si te preocupan las acciones, el mercado está altamente descontado, de oferta, de pechito, pidiendo a gritos que alguien se anime. La situación SI es preocupante pero existe solidez en las empresas que NO es temporal (diversifica!) y el mercado volverá a sus niveles normales llevando en sus hombros a aquellos que se animaron a confiar en él en momentos difíciles.

¿Corres o te quedas? Tú decides.

Los mercados del mercado de valores

Seguramente los has escuchado con anterioridad, que el mercado de dinero, de capitales y de deuda. ¿Y cuál es la diferencia? Pues la más grande es el plazo y el tipo de instrumento, además de la forma de interactuar con el público inversionista. De cualquier forma, en todos lo que se busca es captar recursos para impulsar a las empresas y dar a cambio, rendimientos a los inversionistas.

El mercado de dinero es el primero, porque es a través del cual las empresas y el gobierno obtienen recursos en el corto plazo. Entre los instrumentos que hay en este mercado están: los Cetes, Bonos de desarrollo, papel comercial, que es deuda emitida a corto plazo, por lo general en plazos menores a un año.

El mercado de capitales es el que le sigue, ya que se enfoca en el largo plazo. Se divide en dos tipos, la renta fija y la renta variable. En la renta fija encontramos bonos, los famosos Udibonos, obligaciones y certificados. En  la parte de renta variable encontramos acciones, convertibles y algunos ETF (Exchange –traded funds, que son fondos que replican algún índice accionario y tienen la facultad de ser comprados/vendidos como acciones)

Existe un mercado específico para la deuda, aquel mercado en el que se financian las empresas a cambio de un interés fijo o variable para los compradores. En el mercado de deuda existen 2 mercados, el primario y el secundario. En el primario interactúan el emisor y el inversionista, principalmente casas de bolsas y las empresas, mientras que en el secundario interactúan las personas con las casas de bolsas, que son considerados inversionistas.

Así que ya no te confundas, en realidad esto es más fácil de lo que se pinta. No te vayas con la finta del #slangfinanciero.

Los derivados: El lado oscuro de las finanzas

El mercado de derivados son las negociaciones que se formulan con base en productos ya existentes (se les llama subyacentes), que pueden ser índices, acciones, canastas accionarias, divisas o tasas de interés. Los contratos derivados son acuerdos que se pactan hoy pero que se liquidan en una fecha futura. Desde hoy se conoce el tipo de mercancía, el precio a pagar o recibir y la fecha exacta en el que vence el contrato.

Su objetivo principal consiste en ELIMINAR, TRASLADAR O REDUCIR los riesgos que la compañía no puede controlar.

 

¿Ante qué me protegen los derivados?

  • Riesgos de volatilidad de precios de un portafolio
  • Variación de tasas de interés respecto a créditos otorgados o adquiridos
  • Volatilidad en un tipo de cambio específico cuando se hace planeación de pagos y/o cobranza
  • Para planeación de flujos de efectivo
  • Asegurar precios de insumos y hacer presupuestos

 

Los tipos de derivados son los siguientes: (probablemente hayas escuchado de ellos)

  • Futuros
  • Opciones
  • Forwards
  • Warrants
  • Swaps

Aunque hoy no veremos en qué consiste cada uno, te diré por qué son los favoritos del lado oscuro. A través de ellos puedes “apalancarte” es decir, amplificar tu potencial de ganancia con baja inversión y especular sobre el precio del activo “subyacente” (acciones, tasas, índices, etc.) ¿Y qué pasa si le atinas? Pues tu ganancia será amplificada, de modo que ganarás más de lo que ganarías comprando el activo en sí.

¿Dónde firmo?

Antes de que te arranques, como mencioné, son instrumentos apalancados. Esto quiere decir que tu potencial de ganancia llega a ser ilimitado, pero así mismo el de pérdida. Quiere decir que cuando no lo usas para cubrir un riesgo y lo usas con fines de especular, estás apostando a cara o cruz. No niego que es posible salir avante una que otra vez, pero ¿Crees que puedes derrotar al mercado (o a la suerte) de forma consistente? Todavía no hay inversionista capaz de hacerlo. Además por cada contrato debes de pagar costos de transacción, claro, recuerda que no hay comida gratis. Las firmas que ofrecen acciones se han hecho millonarias cobrando y cobrando (al igual que los casinos) por hacer que los especuladoras sientan al mercado en sus manos. No caigas en este error. Ya explicaré como funcionan y las grandes bondades que tienen para minimizar riesgos. Como mencioné en el post anterior: NO hay atajos a la riqueza. Cualquier intento de ganar dinero rápido incurre un riesgo que si analizas concretamente, no estarás dispuesto a tomar. Si insistes, no estaría mal comprar un billete de lotería, por aquello de andar con suerte.

 

 

El costo de la codicia

El comportamiento de todos como inversionistas nunca ha sido racional. Todos desbordamos optimismo y aceptamos precios altos cuando las cosas van bien. Cuando el péndulo cambia de lado, somos demasiado negativos, y no queremos ni tocar la cartera. Pero ciertamente, existe algo que guía al ser humano: el deseo de ganar más y más cada vez. La denominada codicia, nos va guiando en cada aspecto de nuestra vida. Siempre queremos más: dinero, rendimiento, estudios, lujos. Es ese sentimiento el que, una vez que ganamos, nos hace pensar que podemos volver a hacerlo, y hacerlo mejor. Y cuando perdemos, pensamos que podemos recuperarnos y volver a la cima.

Como se verá, algunos inversionistas no difieren de los ludópatas, aquellos adictos al juego. ¿Cuánto te cuesta recuperarte? Suponiendo que inviertes $1,000 y pierdes el 10%, ganar de nuevo el 10% NO te devolverá tus $1,000 originales. ¿Cómo?

Muy simple:

1000 – 10% = 900

900 + 10% = 990; que no es lo mismo que 1000

Siguiendo esta razón, se demuestra que el verdadero costo de una pérdida se encuentra en lo que SE NECESITA para volver al nivel original:

Por eso, tristemente, algunas inversiones (Apostar no es invertir, aunque algunas personas lo creen así) ocasionan que las personas se arriesguen tanto por recuperarse que literalmente “se queman”. Por eso, antes de invertir es necesario establecer una estrategia que te responda no en el corto, sino en el mediano y largo plazo, donde hay menos probabilidades de esas caídas abruptas. Recuerda que NO hay atajos hacia la riqueza.

Te dejo esta frase: “Nunca arriesgues lo que tienes y necesitas por aquello que no tienes y no necesitas.”