El mejor consejo de Warren Buffet para tus finanzas personales

En una entrevista que le hicieron a Warren Buffet el año pasado, le preguntaron, ¿cuál es le mejor consejo que le puedes dar a las personas para sus finanzas personales?

El Oráculo de Omaha basó su respuesta en 2 pilares fundamentales: No te endeudes y compra fondos indizados.

No te endeudes

Básicamente, soy anti-deuda. No quieres deber dinero que no puedes pagar, pienso que el individuo promedio viviría mucho más feliz si evitan las deudas, sobretodo las de tarjeta de crédito.” Este es un principio básico pero muy importante. El tener deudas te limita, ya que debes destinar tu dinero sin falta al pago de intereses. Este sencillo principio aplica para personas, empresas y gobiernos. ¿Por qué querer vivir más allá de tu capacidad? Recuerda el dicho: más vale lento pero seguro.

Compra fondos indizados

“Si tienes algo de ahorros, y es buena idea tenerlos,  compra fondos indizados, cómpralos mes a mes y nunca leas noticias del mercado a diario.  No necesitas hacerlo. Si compras una granja, no traes a un climatólogo a que te diga el pronóstico del clima diario, o traes un valuador a que te diga lo que vale tu granja diario. Te fijas en la granja en sí, y su capacidad para hacer dinero. Si esa producción te parece correcta con respecto a lo que pagas. “

Si compras un pedazo de industria americana (un fondo indizado) te va a ir bien en unos 10, 20 o 30 años. No lo harás si tratas de entrar y salir todos los días.”

Aquí traduje lo que dice Warren de forma literal porque es una verdadera perla de sabiduría. Olvídate de vivir pegado a los monitores, a las noticias, a leer gráficas. Mejor sé disciplinado, aporta de forma constante a tu fondo indizado (ya casi todos los bancos y casas de bolsa tienen uno) y despreocúpate.

Si Warren Buffet, uno de los inversionistas más grandes de todos los tiempos NO tiene siquiera computadora en su oficina, ¿Por qué sumergirte en una ola de información que solo te preocupa?

Mejor adopta esta estrategia, sé constante y a disfrutar, que hay mejores cosas que hacer en esta vida que preocuparte por los cambios de humor diarios de Mr. Market.

 ¿Y apoco si funciona? Te dejo las gráficas del Dow Jones (Estados Unidos) y el IPC (México) en los últimos años. Al parecer, Warren knows best.

El por qué en las finanzas no hay respuestas definitivas

Probablemente ya te habrás dado cuenta: algo en las finanzas no termina de cuadrar. No sólo a nivel finanzas personales, sino a nivel corporativo y práctico, vemos muchas anomalías. ¿Son capaces de explicar las teorías económicas y financieras el comportamiento humano?

Te diré quien es el gran culpable de esta discrepancia entre realidad y teoría: El Homo Economicus. Toda la teoría económica y financiera gira en torno a él. ¿Quién es este hombre? ¿Y cómo ha llegado a influir en nuestra vida?

El homo economicus es un modelo de comportamiento humano, que funciona bajo 3 supuestos: interés propio perfecto, es perfectamente racional y maneja información perfecta. Estos 3 supuestos gobiernan toda decisión que tenga que ver con su vida. Así que vale la pena ahondar un poco en ellos:

Es perfectamente racional – Quiere decir que al momento de juzgar, este hombre utiliza solo la razón. Pero recordemos que como humanos tenemos también emociones e impulsos, tales como miedo, amor, odio, placer y dolor. Por lo tanto los psicólogos argumentan que los humanos utilizamos nuestro intelecto para acceder a estas emociones.

Tiene interés propio perfecto – sabemos que por naturaleza pensamos en nosotros mismos frecuentemente, pero esto no es verdad todo el tiempo. Tanto religiones y filosofías concuerdan en practicar la falta de egoísmo. ¿Existiría la filantropía y las donaciones si esto no fuera verdad?

Información perfecta – Con la velocidad de las fuentes de información, mucha gente posee información casi perfecta en algunas áreas, pero ¿realmente podemos saber toda la información de todos los temas? ¿Qué tal de todas las empresas? ¿De todos los años? Hay que reconocer que en las finanzas, la información tiende al infinito, e incluso los inversionistas más exitosos saben que es imposible dominarla toda.

¿Por qué lo utilizan como ejemplo economistas y financieros?

A los economistas y financieros les encanta utilizar este modelo de comportamiento debido a que 1) hace que el análisis financiero sea relativamente simple y 2) deja que las personas que desarrollan teorías puedan cuantificar sus resultados, y por ende, su trabajo es más fluido y elegante. Algunos economistas no lo asumen totalmente,  pero en sus teorías dicen que las excepciones son altamente improbables.

A mí dame ejemplos

Bien o mal,  el “Homo Economicus” sigue muy vigente en el pensamiento económico y financiero. Para muestra, algunos botones:

  • El famoso ceteris paribus (todo lo demás constante) en los modelos económicos
  • La creencia de que ajustamos nuestros hábitos de compra ante anuncios de política monetaria (tal vez algunos, pero ¿Todo el país?)
  • Los niveles de eficiencia del mercado dependen de uso razón perfecta
  • El CAPM y los inversionistas con aversión al riesgo
  • Distribuciones normales en los rendimientos

La cultura del riesgo

Invertir es toda una odisea. Hay que prepararse pero sobretodo, divertirse. Y la forma más simple de divertirse es conocer las reglas. En este caso, las sencillas reglas que te permitirán invertir sin preocupaciones.

  • No hay inversión sin riesgo

Inclusive en México, la garantía que por muchos años cubría al 100% los depósitos en caso de quiebra ha sido limitada a 400,000 UDIS, por lo que si superas esa cantidad, el excedente ya no está asegurado por el IPAB. Esto quiere decir que toda inversión lleva un riesgo implícito. El monto equivalente en pesos es $1,851,146 pesos.

 

  • El riesgo se puede diluir pero no desaparecer

Ser inversionista implica aceptar que el precio de los instrumentos bursátiles puede subir o bajar, como resultado de la oferta y demanda. Como estas fuerzas no son iguales para todos los instrumentos, es necesario diversificar tu portafolio.

  • La diversificación diluye el riesgo

Seguramente has escuchado la frase “No poner todos los huevos en una misma canasta.” Existen instrumentos llamados contracíclicos, que suben cuando el mercado baja, entre ellos están las commodities como el oro, maíz, etc. De ser posible, inclúyelos en tu portafolio, y si no, de perdido anexa una parte de deuda ya que paga de forma fija.

  • A mayor riesgo, mayor rendimiento.

La gran frase de las finanzas. De esta idea surgen complejas teorías como la teoría de portafolio, el Capital Asset Pricing Model, la Security Market Line, entre otras. De forma sencilla, el valor esperado de un activo va de la mano con su cantidad de riesgo (desviación estándar de sus rendimientos históricos)

  • La tolerancia al riesgo depende de cada inversionista

Recuerda que invertir es buscar un traje a tu medida. No todos se sienten cómodos con pura deuda y lo mismo para para pura renta variable o acciones. El secreto está en encontrar tu nivel de comodidad y empatarlo con tus metas a largo plazo. ¿Cómo puedes descubrirlo? Aquí te dejo un artículo en el que te digo cómo.

  • La asesoría profesional conduce a una toma inteligente de riesgos

Claro que tendrás que arriesgar, pero no hay nada mejor que saber dónde y cómo. Nada mejor para tomar estas decisiones que un buen asesor. Aquí la guía para escoger al mejor. Recuerda que TÚ le estás llevando tu dinero, y por ende, es tarea del asesor darte confianza, respaldo y RESULTADOS. No es fácil, pero es una inversión de tiempo que vale la pena. Aquí la guía para encontrar a un buen asesor financiero.

 

 

Guía para el famoso “Buen fin”

Seguramente ya lo has de haber escuchado, este fin de semana en México será de descuentos y ofertas por la mayoría de las tiendas, en una imitación del ya conocido “Black Friday”. El tema de fondo es reactivar la economía interna en el país, incentivando el consumo.

En total se espera beneficiar a 2 partes: los comerciantes y los consumidores. La Coparmex anunció que espera un aumento de 10 a 20% sobre las ventas normales este fin de semana. Habrá 654 mil empresas involucradas, entre comercio, turismo y servicios. O sea que entre los productos en descuento encontrarás: libros, viajes, electrodomésticos, ropa, restaurantes, música y tecnología, entre otros. Se espera que los descuentos vayan desde un 10% sobre las rebajas habituales hasta un 40%.

Los bancos ofrecerán meses sin intereses hasta por 40 meses y algunas personas recibirán por adelantado su aguinaldo.

Como dato, en estas fechas se da un incremento en el desocupo laboral, habitualmente de unos 200 mil empleos. Con esta medida se espera frenar este número o cuando menos minimizarlo.

¿Le entro o no?

Todo suena muy bonito y hay que reconocer que es un gran esfuerzo por parte de las autoridades, empresas y empleados por ofrecer condiciones que invitan al consumo. La pregunta que probablemente te estés haciendo es ¿Me convendrá comprar ahora?

Yo te recomiendo que sigas esta serie de parámetros al momento de decidir:

  • Si no estuviera en oferta ¿lo comprarías?
  • ¿Realmente lo necesitas?
  • ¿Es un bien que se deprecia rápidamente? ¿Podrías comprarlo más barato en unos 6 meses?
  • ¿Tenías pensado comprarlo desde hace tiempo?
  • ¿Puedes comprarlo de contado?
  • ¿Es el precio realmente rebajado o fue inflado y es un descuento “ficticio”?
  • ¿Te obligan a comprar accesorios para hacerte válido el descuento?
  • ¿Se te va a ir todo lo ahorrado aún con el descuento?
  • ¿Vas a seguir usándolo en 6 meses o 1 año?
Recuerda que la frase “No hay que desaprovechar las ofertas” es falsa. Hay que aprovecharlas cuando son convenientes, planeadas y te generan valor por un periodo de tiempo aceptable. Toma las cosas con calma, analiza y si es conveniente, ¡aprovecha el Buen Fin!

¿Cómo repartir utilidades a tus accionistas?

Como dueño de una empresa en crecimiento, buscas gente que invierta en tu negocio y con ello compartir ganancias. Buscas a los famosos accionistas. Entonces te haces la pregunta básica: ¿Cómo y cuánto les reparto a mis socios (accionistas)?

Principalmente, existen 2 formas: una es a valor contable y la otra puede sonar algo fuerte pero se da en muchas empresas que cotizan en bolsa: “Como el dueño quiera”. En lo personal considero que debe haber una mezcla de ambas, pero eso lo explico posteriormente.

Empecemos con el valor contable, es decir, lo que realmente valen como parte de tu negocio. Para esto necesitas tu balance general (aquí el link de cómo hacerlo) y aquí un link para un archivo  de Excel.

Las acciones se anotan bajo el rubro “capital social” y no son más que la multiplicación del número de acciones por su valor individual. Este valor se anota en el capital contable.

Existe otro rubro que va ahí: Utilidades retenidas. Aquí radica el asunto: lo que te queda de utilidad (utilidad neta) en el estado de resultados, se reinvierte en el negocio bajo este rubro, de modo que las acciones aumentan de valor.

 

Recuerda que:

 capital contable = utilidades retenidas + capital social (# acciones * valor)

 

Aunque también se puede determinar de otra forma:

 capital contable = activos – pasivos

 

De modo que la relación entre lo que tiene tu negocio, las utilidades que genera y lo que debe, se ven reflejados en el valor contable de la acción. Y puedes decir, ¿Si es la primera vez que voy a poner acciones en circulación, cómo determino su valor? Divide (activos – pasivos) entre el número de accionistas.

El segundo método es que el dueño decida cuánto valen sus acciones. Puede acordar que desde un principio que paguen un porcentaje fijo de las ganancias por año o periodo, o un monto en efectivo determinado. Puede o no haber pago, recuerda que si no hay utilidades puedes o no pagar, depende de lo que acuerdes con tus accionistas.

Recuerda que algunas acciones pagan dividendos, un monto en efectivo por cada acción. También pueden ser pagos en más acciones (Ejemplo: te pago con 1 acción por cada 2 que tengas) Esto lo decide el dueño y el consejo (si hay alguno)

En la práctica, las acciones se mueven por expectativas de crecimiento, análisis del valor contable y leyes de oferta y demanda. Debido a esto, los administradores establecen cláusulas sobre la forma en la que pagarán sus acciones.

Te recomiendo que seas claro con tus inversionistas sobre tus planes, el uso de su dinero y cómo puedes devolverles los beneficios (o sea, qué tanto les puedes ofrecer de rendimiento). Echa números y llega a un acuerdo que sea un negocio redondo para inversionistas y tu empresa.

Te recomiendo también hacerlo de forma escrita, en el acta de la empresa o en un acuerdo posterior firmado para evitar sorpresas y malos entendidos. Ya ves que dicen “Papelito habla”.