¿Tarjeta de débito o crédito?

Recientemente he escuchado comentarios muy benéficos sobre las tarjetas de crédito. Y siendo sinceros, tienen algunos: financiamiento de corto plaza relativamente barato, capacidad para comprar y reservar en línea y… hasta ahí.

Las tarjetas de crédito están rodeadas más de mitos que de verdades y la verdad es que no hay comparación con usar tu tarjeta de débito. Como se dice en el slang financiero: Cash is King.

Sencillamente, el negocio de los bancos es el prestar dinero. Si, facilitan algunas transacciones pero fundamentalmente su negocio es tomar los depósitos para transformarlos en préstamos. Si todos quisiéramos sacar nuestro dinero al mismo tiempo del banco, el sistema simple y sencillamente colapsaría.

En esta gráfica, muestro las tarjetas de crédito más baratas (por Costo Anual Total) según datos de la Condusef. En todas hay que pagar anualidad y un “módico” interés. Entonces, aún si consigues liquidar tus deudas al 100%, no te fuiste invicto, sino que el banco ya se agenció de perdido la comisión de apertura y la anualidad.

Los bancos (y otros prestamistas) prestan dinero esperando que no puedas pagar, porque ahí es donde ganan. Las tasas de interés más bajas están en 15%, y más allá encontramos las que yo llamo descaradas, que llegan a cobrar cerca de 70%. Simple: si no alcanzas a pagar para la fecha de pago el monto TOTAL de la deuda, se te van a cobrar intereses, y ahí es donde empieza la catástrofe.

Para los bancos y tiendas es fácil ofrecerle a las personas crédito, debido a que saben que somos propensos a comprar por instinto, a caer en la tentación, a querer obtener las cosas ya. Sin embargo, ejemplos tan claros como los que vemos en Europa y Estados Unidos llevan una valiosa lección: NO se puede vivir más allá de nuestra capacidad, ya que tarde o temprano, hay que pagar. Lo del historial crediticio es mentira para comprar una casa o carro. ¿Si pones la mitad de enganche, crees que se opondrían? Incluso si no, ¿qué tal si les llevas tus comprobantes de ingresos y verifican que pagas con TU dinero siempre?

Ahora las transacciones por internet ya aceptan a las de débito y si no, es fácil tomar el teléfono y pedir la cuenta para hacer el depósito por internet o en el banco. Las reservaciones ya no son excusa tampoco, y mucho menos las ofertas, recuerda que como negocios, siempre preferirán el dinero hoy que mañana. Ponte en sus zapatos, ¿No estarías dispuesto a hacer una pequeña oferta por llevarte el dinero del cliente HOY?

En cuanto a la seguridad, las tarjetas de débito son igual o más seguras y son igualmente cancelables en caso de algún percance. Muchas ya cuentan con monitoreo de transacciones que requieren autorización en caso de alguna anomalía en el monto de tus operaciones.

Hay que voltear alrededor y descubrir el seductor poder que tiene el efectivo. El que lo tiene manda y se olvida de los problemas que crean las tarjetas de crédito. Olvídate de pagar y pagar por cosas que ya consumiste. El efectivo es rey, ¿de qué parte del reino estás?

PD: una compañía prendaria estadounidense en México quebró récords y en el 2011 se adjudicó 281 millones de dólares y abrirá 100 sucursales más este año.  Al parecer prestarle dinero a la gente no es mal negocio en lo absoluto. ¿Ya estuvo no?

Tutorial de Valor de dinero en el tiempo: calculadora en Excel

El valor del dinero en el tiempo es el pilar en el cual recaen las finanzas. Ya sea para comprar un auto, una casa, checar tus rendimientos y para hacer valuaciones, esta herramienta nos lo permite y por ello es necesario dominarla.

Aquí encontrarás un archivo descargable que te permitirá entender a profundidad cómo opera en Excel y/o una calculadora financiera. Incluye un varios ejemplos que te permitirán visualizarlo en la práctica.

Aquí el documento 

 

¡Espero te sea de utilidad!

El duelo: ¿Qué método te ayuda a salir de deudas más rápido?

Hace poco leí The Total Money Makeover de Dave Ramsey, en donde uno de los principales pasos de la transformación se enfoca en eliminar la deuda. En su página de internet, el método se describe de la misma manera sencilla.

El año pasado (cómo vuela el tiempo) hablaba de un método recomendado en la revista Dinero Inteligente escrito por Gianco Abundiz, locutor del programa Saber Gastar.

¿Cuál de estos métodos resulta más efectivo? Aquí los ponemos bajo la lupa:

El método de Dave Ramsey se llama el plan de deuda “Bola de Nieve”, y habla de que normalmente decidimos pagar las deudas más grandes y más difíciles primero, y que este es principalmente el error. El pagar las más pequeñas se traduce en pequeñas victorias que te mantienen motivado y adquieren un efecto más fuerte en tu perspectiva.

Cuando decides pagar una deuda grande al principio, es común desmotivarse al saber que aún falta mucho por saldar la deuda y la retroalimentación tarda mucho en llegar. Dave aconseja NO fijarse en las tasas de interés ni los vencimientos de la deuda.

  • Estos son los pasos del plan de Dave:
  1. Ahorra el equivalente a 1,000 USD para tu fondo de emergencia
  2. Enlista todas tus deudas de más pequeña a más grande
  3. Salda la más pequeña de forma total o lo más aproximado, paga los mínimos en las demás
  4. Cuando elimines a las pequeñas, sigue hasta las grandes
  5. Paga siempre más de lo mínimo de la deuda más próxima, incluso liquídala toda de ser posible
  • Los pasos del plan de Gianco:
  1. Recuento de los daños: qué a quién y cuánto debo. ¿Pagos mínimos?
  2. Negocia una reestructuración de deuda
  3. Cambia tu forma de gastar
  4. Consolida (o cambia) tu deuda por una más barata

Como puedes ver ambos planes son diferentes, pero ninguno puede existir sin el otro. Creo que la estrategia de Dave es muy útil porque abarca tu fondo de emergencias como primer paso y después utiliza la satisfacción personal de pagar una deuda (sin importar su tamaño) para mantenerte motivado.

También lo que expone Gianco es importante: en algunos casos es sabio reestructurar. Los acreedores normalmente prefieren que les pagues un poco menos a meterse en líos legales o que no les pagues nada.

Obviamente, ambas convergen en que un cambio que es necesario para cumplir esto es cambiar la forma en la que gastas. Si no haces rendir tu ingreso para saldar las cuentas, no podrás saldarlas pagando sólo mínimos. Es necesario un esfuerzo, pero no tener deudas vale muchísimo la pena. Imagínate abonar ese dinero mensual, pero ¡a tu fondo para vacaciones, retiro o para diversión!

¿Apoco no se antoja?

Lo que hay que saber del entorno global: 2012

Para entender el panorama económico a nivel mundial, es necesario conocer la vasta información disponible. Sin embargo, creo también que algunas veces menos es más.  Antes de echar pronósticos sobre lo que va a pasar, aquí la información must-know del panorama económico a nivel mundial.

La mayoría de los países desarrollados están MUY endeudados y obviamente, hay que pagar. Sólo en el 2012, esto es lo que tienen que pagar algunos países.

En la lista se muestran algunos países desarrollados y lo que su deuda les representa en el PIB (producto interno bruto), que es lo que se genera gracias a la producción, consumo, inversión y exportaciones, en todo un año. El patrón es que todos son los “países desarrollados” y esto nos lleva al siguiente punto.

La mayor parte del Producto Interno Bruto mundial se genera gracias a los países en desarrollo. Al entrar los planes de austeridad, es factible pensar en una recesión. Expertos dicen que podría durar años incluso décadas. Dejémoslo en una dolorosa cruda de una borrachera de deuda.

Las expectativas de crecimiento mundial apuntan de un 1 a un 6%, obviamente, de los lados pesimista y optimista perspectiva.  Lo que sí, es que el mundo dejará de crecer al ritmo acelerado que nos tenía acostumbrado.

El desempleo por parte de las economías en desarrollo y de mercados emergentes será más bajo, aunque existente, que el de las economías desarrolladas. En esto concuerdan varios expertos: las economías emergentes son las que entrarán al quite en el desarrollo de la economía mundial.

El Fondo Monetario Internacional ha hecho un tablero de control con los indicadores más importantes por país. ¿Ves algunos focos rojos?

En México esperamos un impacto por la desaceleración en la economía de EU, una generación de empleos “aceptable” y un crecimiento de 3 a 3.3%. La inflación probablemente esté controlada, y en algún momento del año puede haber una reducción en las tasas de interés para incentivar el consumo.

Estas son algunas de las cosas que podríamos ver este año:

  • Desaparición de la zona Euro
  • Salida de los fuertes de la zona Euro
  • Salida de los débiles de la zona Euro
  • Devaluación del dólar
  • Deflación en los Estados Unidos
  • Hiperinflación en los Estados Unidos
  • Subida en tasas de interés EU y Eurozona
  • Planes de austeridad
  • Creación de una Unión Fiscal del Euro
  • Alto a los flujos de capital en Europa
  • Baja en los mercados accionarios
  • Continuación del ascenso del oro y commodities
Al seguir habiendo crecimiento, aunque moderado, es necesario diversificar. Acércate a la renta fija, aunque habrá también buenas oportunidades en las acciones. Para el IPC se esperan 42 a 45 mil unidades. Quiero recalcar que esto mismo dijeron hace un año los analistas, así que nada está escrito. Los metales físicos también son buena opción, pero es mejor verlas como un seguro en caso de pérdida de valor en el dinero de papel. Cuida tu trabajo y busca minimizar tus gastos, ir creando o incrementando un fondo de emergencias es vital.
Lo mejor no es huir despavorido, sino enfrentar lo que viene con conocimiento e información. Veamos este año como una oportunidad de aprender y mejorar.

Fuentes:

  • Fondo Monetario Internacional
  • Bloomberg
  • Market Oracle
  • John Mauldin

Los mejores libros de Finanzas Personales: Parte II

Bienvenido a este 2012. Entre los 12 deseos, uno de los más comunes es el de mejorar tu salud financiera. El año pasado, publiqué la primera parte de la lista de libros que te ayudarán a mejorar tus finanzas.

Del mismo modo, aquí está la parte complementaria con otros 5 libros más que te ayudarán a lograr tus objetivos financieros desde lo más importante: tu mente.



 

The Intelligent Investor – Ben Graham

Escrito en 1949, Warren Buffet se refiere a él  en el prefacio como el mejor libro escrito sobre invertir. Partiendo de ese elogio, el maestro de Buffet escribe acerca de cómo tomar las mejores decisiones al invertir. Este libro es un clásico, cubre la mayoría de los temas que interesarían tanto a un inversionista profesional como a un principiante con ejemplos ya revisados.  Te ayudará a discernir entre oportunidades verdaderas y espejos.

 

The Millionaire Next Door – Thomas Stanley, William Danko

Estos autores realizaron estudios durante 30 años para ver qué hacía diferentes a los millonarios. En el libro comparten sus hallazgos y podrás enterarte de sus patrones de comportamiento, actitudes y cómo toman sus decisiones.


Why Smart people make big money mistakes –  Gary Belsky, Thomas Gillovich

 Este libro da un paseo por la “economía del comportamiento” y nos muestra de forma sencilla y rápida (el libro es corto) por qué las buenas decisiones financieras no dependen del coeficiente intelectual, sino de evitar barreras psicológicas y como evitarlas. Muy recomendable.

 

How to win friends and influence peolple – Dale Carnegie

 No dejes que el título de este libro te engañe. Sea cual sea nuestra profesión necesitamos socializar e interactuar con los demás. Este libro ha vendido más de 15 millones de copias y ha abierto paso a grandes cursos a lo largo del mundo. La base del libro son principios para tu trato con los demás, tanto en lo personal como en los negocios. Muy digerible y entretenido.

Happiness – Mathieu Ricard

No todo es dinero, ni rendimientos, ni ganarle al mercado. ¿Qué buscas hacer ya que tengas tu dinero? ¿Qué te hace feliz?  Este libro presenta un análisis profundo pero a la vez muy digerible hecho por un doctor en genética molecular que se hizo monje budista y ha trabajado directamente con el Dalai Lama.  En la búsqueda por ser una mejor persona es necesario hacer reflexiones, y este libro sirve para hacer una de gran calidad. Recalca la importancia de reflexionar y conocerse a si mismo.