¿Que tan real es la recuperación en Estados Unidos?

Seguramente has escuchado estas últimas semanas que “Existen mejores reportes” de diferentes datos como: ventas de casas, datos de desempleo, etc. Todo esto le da un poco de impulso a los mercados. ¿Qué tan real es la recuperación en los Estados Unidos?

En EU el organismo encargado de recopilar y reportar este tipo de información es The Bureau of Labor Statistics, que se encarga de reportar 6 diferentes tipos de desempleo (unemployment) conocidos como los “U”; que van de U1 a U6.

La cifra “oficial” es la que se reporta en U3, que recopila a las personas que han buscado trabajo en las últimas 4 semanas. ¿Qué pasa si la búsqueda laboral dura más? Pues ya no se toma en cuenta. Tampoco se toma en cuenta a las personas retiradas, ni siquiera aquellas personas que tienen un grado de universidad forzadas a trabajar medio turno por falta de oportunidades en su especialidad.  La cifra de febrero marcaba un 8.3% de desempleo.

Sin embargo, algunas páginas como Shadow Stats, muestran que la verdadera tasa de desempleo puede estar muy cerca de 22%. Utiliza los mismos datos que el Labor Statistics Bureau, pero los ajusta para incluir a aquellos que no han encontrado trabajo en mucho tiempo y aquellos obligados a trabajar medio tiempo en lugar de su especialidad. (El ejemplo de un físico vendiendo donas para sobrevivir)

Una cifra que ayuda a visualizar esto, se encuentra en la misma página del Bureau of Labor Statistics, y se llama Labor Force Participation Rate. Esta mide el porcentaje de personas que trabajan + aquellas que buscan trabajo actualmente con respecto a toda la sociedad. Actualmente la cifra ronda en 64, el mismo nivel que en 1980.

Otra cifra oficial sin tanto éxito en los titulares es el Civilian Employment- Population ratio, que nos dice cuánta gente del total de la población está trabajando. Esta gráfica que nos otorga la Reserva Federal de Saint Louis, muestra que desde la recesión, no ha habido una mejora, sino un estancamiento. Las zonas grises muestran las recesiones en los EU.

Si la cifra de desempleo baja, como dicen las noticias, ¿por qué siguen estancadas estas últimas cifras?

Aquí hay otros datos interesantes:

  • La venta de casas nuevas cayó a su punto más bajo en el 2011
  • El porcentaje de Estadounidenses en “pobreza extrema“ vive actualmente su máximo histórico
  • 49% de los estadounidenses vive en una casa que tiene subsidios del gobierno. Como punto de comparación, en 1983, esta cifra estaba debajo de 33%.

Estos son datos del Census Bureau, aunque no tienen el mismo “pegue” en las noticias.

Todo esto sin meternos de lleno al tema de la deuda. Ahí, el reloj sigue su marcha.

La mejor forma de construir tu portafolio de inversión

Vivimos en un mundo donde todos quieren sus resultados rápido y fácil. El ámbito financiero no se queda atrás y rodeado de tantos asesores, productos y servicios financieros, todo se reduce a una cosa: Tu dinero es como un trozo de carne en un mar rodeado de tiburones.

Por ello, aquí van los 3 sencillos pasos que debes de tomar en cuenta para manejar tu portafolio de inversión.

 

Planeación

Toda gran proeza comienza con una buena estrategia. En este paso hay que empezar con un análisis de las siguientes variables:

Después de todo esto, se debe ponerlo todo por escrito, para dejar un registro de tus objetivos y lo que se puede o no hacer. Esta será la regla con que se medirán tus resultados. Puede actualizarse cada 2 o 3 años, y hay que revisarla al menos cada año.

 

Ejecución

Es momento de poner el plan a trabajar. Aquí hay que analizar las características de riesgo y rendimiento de los instrumentos que planeas utilizar, para saber cuánto y cómo invertir en cada cosa. Se recomienda hacer un análisis de arriba- abajo es decir, analizando desde las variables macroeconómicas como el PIB, inflación, tasas de interés, para ir sacando los tipos de instrumentos más atractivos.

Normalmente se puede diversificar en varios instrumentos, como efectivo, instrumentos de deuda, acciones, hedge funds, bienes raíces, etc. De ahí es necesario identificar los activos específicos más atractivos, y es necesario buscar aquellos que estén subvaluados para ganar con la apreciación.

 

La retroalimentación

El paso final. A lo largo del tiempo, las circunstancias que tenemos como inversionistas cambian, lo que toleramos de riesgo, nuestros objetivos. Es por esto que es válido cambiar los porcentajes que utilizas de cada tipo de instrumento en tu portafolio. Busca ajustar y rebalancear tu portafolio periódicamente ajustándote a tus objetivos. Compáralo con tu plan por escrito y realiza los cambios que creas necesarios.

Nota: Hacer muchos cambios en un corto periodo de tiempo es poco efectivo, por la comisión de entrada y salida. Respeta tu plan y déjalo trabajar mínimo 1 año antes de hacer ajustes.

Recuerda que tu portafolio de inversión es un traje a la medida. Habla con confianza y ábrete a tu asesor o contigo mismo. Lo más importante es que estés cómodo y encaminado en la dirección correcta. No te dejes llevar por consejos al ahí se va, sino de personas que te escuchan y han cumplido los requisitos antes mencionados.

Ahora si, ¡Mucho éxito con tus inversiones!

Finanzas: Casos de la vida real – Viviendo con un ingreso variable

Este día inicia una nueva categoría dentro de este espacio y son, precisamente, los casos de la vida real. En ellos se tocarán diversos temas sobre finanzas personales y algunas sugerencias para disfrutar el viaje. Te invito a que si tienes algún caso que quieras compartir, lo mandes por correo y juntos encontremos la mejor solución. También puedes ayudar comentando o platicando tu experiencia con algo similar.

 

Hoy el tema es el siguiente: vivir con un ingreso variable. Muchas personas viven bajo este esquema debido a el sistema de compensaciones en su trabajo (propio o como empleado). Esta variabilidad en el ingreso tiene un pequeño problema: muchos de los gastos en los que se incurre son variables. ¿Cómo estructurar entonces el presupuesto?

 

  • Orden en la sala

Lo más recomendable es empezar a ordenarnos. El orden te ayudará primero a saber cuánto llega y cuánto se gasta. Anotar los ingresos percibidos el día de pago y contrastarlos con los gastos puede ayudarnos a saber qué tanto me sobra o me falta.

 

  • Identifica tus gastos fijos y los variables

Una vez que tenemos los gastos hay que clasificarlos. ¿Tienes algún gasto que se repite mes a mes o cada periodo? Entonces se le conoce como gasto fijo. Si tienes gastos de una vez, se le conoce como gasto variable. ¿Cuál se vuelve la meta de cada mes para tu ingreso variable? Cubrir como mínimo la suma de tus gastos fijos. Un buen tip si pagas con tu tarjeta de débito es checar la suma total mensual o quincenal por internet.

 

  • Completo o no completo: he ahí el dilema

En un mundo de caramelo, cada mes nuestros ingresos superan a los gastos por un buen margen ¿y si no? Primero: hay que prevenir. Si durante un mes te fue de lujo, no te lo gastes todo en champagne, ¿qué tal ahorrar para ir cubriendo los gastos fijos del siguiente mes? De este modo lo que te sobre puedes invertirlo, ahorrarlo o divertirte ya sin endeudarte. Este proceso puede repetirse indefinidamente, quincena con quincena. Algunas veces quedas arriba, otras abajo, pero lo importante es que en promedio los números estén a tu favor.

 

  • ¿Qué pasa si llevo varios meses sin cubrir los fijos?

La primera es no entrar en pánico. Ahora, replantea si la situación se debe a tu desempeño, o al desempeño del entorno. ¿Es cíclico? De cualquier modo la mejor medida es tomar planes de austeridad (cual país europeo): recortar gastos, vender algunas cosas y NO endeudarte. Si existen deudas hay que empezar a pagar las más pequeñas y dejar de generar intereses.

 

  • Por si las dudas

Es importante recalcar que en el momento en el que te enteras que tu ingreso será variable, construyas un fondo de emergencia. Si, sé que es una flojera, que todos queremos gastar el dinero a la primera. Pero como se menciona antes, ¿para qué pedir prestado, o inclusive, pasar un trago amargo si puedes valerte de tu fondo de emergencias? Suena a leyenda, pero es una realidad (y bendición si tienes la necesidad).

 

Ahora lo más importante ¿tú qué opinas?

¿Qué es el análisis fundamental?

Ya hablamos del del análisis financiero que se centra en el corto plazo: el análisis técnico. Ahora le toca el turno al análisis que realizan los INVERSIONISTAS (dejando a un lado especuladores y apostadores) Lo que realizan aquellos que no piensan mover sus posiciones diario y buscan hacer algo más que ver precios todo el día.

¿En qué si fija el análisis fundamental? En todas aquellas variables que nos sirven para encontrar el valor verdadero del negocio que cotiza en determinada bolsa: estados financieros (balance general, estado de resultados y flujo de efectivo), a la gerencia de la compañía y su capacidad en la toma de decisiones, así como su poder de mercado y competencia existente.

 

En el post pasado mencioné que existe una figura muy representativa en el análisis fundamental, algo así como Yoda o mejor aún, un rockstar: Warren Buffet. En repetidas ocasiones Buffet ha mencionado que no tiene monitores en su oficina, tampoco checa los precios pero eso sí, lee y relee estados financieros en busca de oportunidades para invertir. Su regla es sencilla: determinan lo que en realidad vale cada acción, y si está subvaluada la compran. Obviamente, mientras más pánico hay entre los inversionistas (precios más bajos) más ganancia obtienen.

 

Algunas de sus herramientas:

Valor actual de los activos circulantes

La resta de los rubros “activos circulantes” y “pasivos circulantes” sirve para filtrar acciones: aquellas para las cual esta diferencia entre el número de acciones en circulación sea mayor que el precio actual, adquiere el rubro de “interesante”, se puede seguir investigando.

 

Los 6 factores vitales en el análisis fundamental

  • Rentabilidad: la razón de ingresos de operación / ventas debe de ser positivo y se busca que sea grande
  • Estabilidad: Utilidad por acción (la famosa UPA o EPS en inglés) debe de mostrar un incremento sostenido durante mínimo 10 años
  • Crecimiento: ¿Cómo se comporta la acción en comparación del índice en el que se encuentra? Utiliza el Dow Jones, IPC o NASDAQ.
  • Posición financiera: la razón de pasivos circulantes / activos circulantes, Buffet busca que sea menor a .5
  • Dividendos: Una historia de pago de dividendos crecientes (o de perdido que no decrezcan) en comparación con la utilidad por acción.
  • Historial del precio: Una tendencia hacia la apreciación que vaya de la mano con mayor UPA (EPS)

 

Esto y mucho más: descuento de flujos de efectivo, proyecciones y otras variables como el comportamiento de los gerentes de la empresa, se utilizan siempre.

El creador (y maestro) de todo esto no fue Warren Buffet, sino el también famosísimo Ben Graham. Cuenta la leyenda que instruyó a Buffet en muchos aspectos: fue maestro, compañero y empleador. Sus obras maestras se escribieron antes de los años 50: Security Analyisis y The Intelligent Investor.

El análisis fundamental es una herramienta poderosísima, muy extensamente usada por los inversionistas de verdad, aquellos que hacen su tarea y se meten de lleno a encontrar el verdadero valor de la empresa. ¿Te animas?