¿Cómo ser un mejor inversionista? Atreviéndonos a la grandeza

¿Cómo ser un mejor inversionista? Es algo que nos preguntamos a diario y que parece tener muchos caminos. Uno que los grandes tienen en común es la capacidad de aprender de otros, ya sea replicando sus métodos o adaptándolos a su estilo.

Hoy hablaré de Howard Marks, un destacado inversionista y el fundador de Oaktree Capital, una firma de inversión de la cual es líder. También escribió el libro “The Most Important Thing”, después de que Warren Buffett lo convenciera de hacerlo. Es famoso por sus “Memos”, que escribe a sus clientes detallando su visión del entorno y sus principios de inversión. La colección completa la puedes encontrar aquí.

En su último memo, “Dare to be Great II”, Marks destaca varias claves para vencer al mercado o cualquier benchmark que sigamos.

1)   Formular un credo de inversión explícito ¿En qué creo? ¿Qué principios guiarán mi proceso?

2)   El equipo y las personas que revisan su desempeño deben de estar de acuerdo en:

a)    ¿Existe la eficiencia en el mercado? ¿Es posible vencerlo?

b)   ¿Se quiere enfatizar el control del riesgo o la maximización del rendimiento? (Cada una va en sentido contrario)

c)    ¿Creerás en los pronósticos macroeconómicos?

d)   ¿Qué es el riesgo? ¿Volatilidad o la probabilidad de tener una pérdida permanente?

e)    ¿Un proceso disciplinado puede producir los resultados deseados? ¿Es confiable?

f)     Lo más importante: ¿Cómo defines el éxito y qué riesgos estás dispuesto a aceptar para alcanzarlo? En resumen, tratando de estar en lo correcto, ¿Estás dispuesto a soportar el inevitable riesgo de estar equivocado?

12769d5c-2c3b-11e2-9c0e-d27da2605e0f_HOWARD-MARKS-310112-GM008--646x363

Marks remarca: ¿Estás dispuesto a ser diferente, y estás dispuesto a estar equivocado? Para poder tener buenos resultados, debes de estar dispuesto a ambas. En la siguiente matriz se explica lo que se puede esperar de acuerdo a nuestro comportamiento al invertir.

Mark's Table

La verdad es que en el mundo de las inversiones, casi todo es una espada de dos filos:

  • Si inviertes, perderás dinero cuando el mercado baje
  • Si no inviertes, te perderás de las ganancias si el mercado sube
  • Si concentras tu portafolio, tus errores te destrozarán
  • Si diversificas, las ganacias de tus éxitos se verán disminuidas
  • Ser agresivo te ayudará cuando el mercado suba pero te afecta cuando baja
  • Ser defensivo te ayudará cuando el mercado baje pero te afecta al subir

Los resultados de inversión superiores solo pueden ser fruto de una habilidad por encima del promedio para identificar cuando tomar riesgos puede llevar a una ganancia y cuando a una pérdida.

Lo más importante no es si te atreves a ser diferente o a estar equivocado, sino si te atreves a que te perciban equivocado.

En una reciente entrevista que le hicieron para un podcast, Marks remarca que la primer pregunta que hace cuando alguien llega con una tesis de inversión es: ¿Y quién no sabe eso? La mayoría del tiempo, el mercado ya tomó en cuenta las noticias disponibles y las refleja en el precio. Por ende, si creemos tener una ventaja informativa, se debe basar no solo en un entendimiento, sino en un mejor entiendimiento que el mercado.

Pensar diferente por si mísmo no hará gran diferencia al invertir. Debe combinarse con un mejor entendimiento de la información y una identificación clara de los riesgos. Más que todo esto, hay que soportar el dolor psicológico de remar contra-corriente y verse equivocado, ya que las correcciones que esperamos pueden tardar años o simplemente no suceder.

¿Tú qué opinas?

El por qué algunas empresas triunfan mientras la mayoría fracasa

El entorno económico en el que vivimos se asemeja cada vez más a una jungla, en donde solo los más fuertes sobreviven. Sin importar el tamaño de los esfuerzos de los más débiles, las grandes empresas siguen dominando y cautivando cada vez más y más clientes.

Lion Jungle

Personas como Warren Buffett y Bruce Greenwald han descubierto que solo las empresas con “valor de franquicia” podrán dominar en el largo plazo. Todos los demás serán dominados. ¿A qué se refieren con “valor de franquicia”?

El valor de franquicia no se refiere a comprar una franquicia y obtener regalías. Fue en su carta a inversionistas de 1991, que Warren Buffett describió lo que el considera lo que compone una empresa exitosa.

“Una franquicia económica se desprende de un producto o servicio que:

  1.  Es necesitado o deseado
  2. No tiene substituto cercano en la percepción de los clientes
  3. No es sujeto a regulación de precios

 La existencia de estas tres condiciones demuestran la habilidad de la compañía de ajustar el precio de sus productos agresivamente de manera regular y por lo tanto, obtener altas tasas de rendimiento sobre capital. Aunado a esto, las franquicias toleran una mala administración.”

Bruce Greenwald, decano del programa de Value Investing en Columbia University, habló del tema en su libro, detallando lo que para él es una franquicia.

“Contrario a lo que se piensa comunmente, solo hay pocos tipos de ventajas competitivas estructurales:

  1. Licencias de gobierno exclusivas
  2. Preferencias del consumidor en la demanda
  3. Una posición de costos basada en patentes o superioridades durables
  4. Combinación de economías de escala dada la preferencia del cliente y un porcentaje grande del mercado

Cuando Buffett habla de “moat” se refiere a una de las ventajas competitivas antes mencionadas. En uno de sus ejemplos más famosos, describe a una franquicia como un castillo, protegido por fosas con cocodrilos para evitar que lleguen y conquisten o dañen el castillo. Mientras más profunda sea la fosa (ventaja competitiva) más difícil será para los invasores tomar una parte del mercado.

moat1

Greenwald utiliza el ejemplo del pastel. Cuando un mercado es rentable, varias empresas quieren su rebanada. Al principio, en un mercado joven, la rebanada es grande para cada participante. Sin embargo, al ver un pastel tan rico, varios más se empiezan a formar, disminuyendo la rebanada por participante. Al final, si todos los participantes tienen la misma capacidad de formarse y tomar un pedazo, lo que se lleva cada uno serán migajas o incluso nada.

cake

La única manera de que el esfuerzo de formarse valga la pena y obtener una rebanada grande siempre, es tener alguna ventaja competitiva antes mencionada.

Las consecuencias de competir en un mercado sin ventaja competitiva son claras:

1)    Se requerirá cada vez una mayor inversión para obtener la misma ganancia

2)    Al no poder impedir que otros competidores entren, las utilidades disminuirán

3)    Por ende, el crecimiento es ficticio: puedo estar vendiendo más cada vez, pero mis costos son superiores y mis ganancias netas inferiores.

Esto refleja lo que le pasa a la mayoría de las empresas al competir con las grandes franquicias, como lo son Coca-Cola, Wal-Mart o Wells Fargo. Un caso interesante es América Móvil,que estaba protegida por la ley y ahora la reforma en telecomunicaciones mermó una de sus ventajas competitivas más importantes.

Invertir en acciones de empresas con valor de franquicia ha demostrado ser la única manera sostenible de seguir la estrategia comprar y retener, el famoso buy and hold, después de un proceso de valuación, pues como dice Charlie Munger, ninguna empresa tiene un valor infinito. De otra manera, la competencia tiende a borrar las ganancias extraordinarias de cualquier empresa.

¿Tú qué opinas?

#SiEraPenal: 10 lecciones de la derrota ante Holanda

Ya ha pasado una semana de la eliminación de México en el Mundial de Fútbol. Ya hasta el Presidente nos dice que “No era penal”. ¿Cómo y qué podemos aprender de esta derrota? Aquí van los 10 puntos claves de la derrota.

mexholanda

1) Lo más importante es reconocer los errores propios. México dejó de tener la posesión de la pelota, de conectar pases en el medio campo y empezó a cederle terreno a Holanda. Al jugar al pelotazo y enfocarse en la defensa, México le cedió la batuta del juego a Holanda. Al final, caímos justo en el estilo de juego que a ellos les convenía y supieron aprovechar esos minutos. En toda área de nuestra vida, debemos siempre preguntar ¿Qué hice bien? ¿Qué hice mal? Los factores externos siempre estarán ahí, a veces a favor y a veces en contra.

2) Jugar los 90 minutos. En cualquier ámbito, es necesario enfocarse a tope durante todo lo que dure aquello en lo que estamos interesados. Si es un partido de fútbol, es necesario jugarlo al 100% los 90 minutos que dure. Aquí es donde nos aqueja el fantasma del “Ya merito”.

3) Dejar de repartir culpas. ¿Cómo vamos a mejorar y aprender si pensamos que dependimos de factores externos? El papel de víctima es el camino fácil, el verdadero aprendizaje empieza asumiendo la responsabilidad. En caso contrario, dependeríamos siempre de la suerte que, aunque no descarto que juegue un papel importante, parecería sonreírle siempre a los mismos. ¿Casualidad? No, simplemente ya aprendieron la importancia de tomar las riendas de su destino.

4) El rival a vencer somos nosotros mismos. El juego es un reflejo de la vida misma y lo observamos en cada jugada. Las únicas barreras para vencer nos las ponemos nosotros mismos. Cuando por fin damos el brinco primeramente ocurrió en la mente.

5) Enfocarse en lo positivo y no en lo negativo. En los últimos minutos México jugó a no perder y Holanda jugó a ganar. Ahí estuvo toda la diferencia. A veces por miedo, nervios o pánico, empezamos a pensar en qué pasaría si fracasamos. El pensar en lo que podemos perder y dejar de ver lo que podemos ganar puede ser la diferencia entre lograr el objetivo o fracasar.

6) Las camisetas pesan. Y también los puestos. Observemos cómo nuestra actitud cuando nos vamos a enfrentar a un “equipo grande”. O qué tal cuando tenemos reunión con el director del área. ¿Qué no son humanos al igual que todos, con sus gustos, aficiones, defectos y temores? Hasta que no superemos esta barrera mental, las cosas seguirán siendo difíciles antes de comenzar.

7) #TodosSomosRobben. Todos criticamos lo que hizo Robben (pero nadie se acuerda del penal que nos perdonaron en el primer tiempo), pero, ¿qué hacemos cuando damos mordida al policía? ¿O cuando nos metemos en sentido contrario? ¿Qué tal cuando mentimos con tal de salirnos con la nuestra? Dos preguntas: ¿Si México hubiera pasado con una actitud similar, qué pensarías? ¿Lo llamaríamos picardía o trampa?

8) La malicia. No justifico lo que hizo Robben, pero estuvo dispuesto a explotar lo que le dieron los defensas mexicanos. Ahora si como dice el meme: Si ya saben como es, ¿pa’ qué se barren?. Y  recordemos, México es campeón en aventarse, rodar por el pasto y fingir lesiones buscando la tarjeta. Esta es una parte del juego que será difícil erradicar y se tiene que aprender a jugar con ella.

9) La burla duele cuando nos toca a nosotros. Esta caricatura de Paco Calderón describe exactamente este punto.

3633

 10) Encausar la pasión. Cuando las cosas dependen de nosotros, es necesario tomar un rol activo, moverse, preocuparse y hacer todo para obtener el resultado. Lo lograremos y fracasaremos, pero darlo todo siempre ayudará. Cuando somos simplemente observadores, es importante recordar que nuestro estado anímo y felicidad deben siempre depender de nosotros, no de un partido, resultado o factor externo.