Buffett y Klarman Opinan Sobre la Teoría de Portafolios

Es bien sabido que en la Teoría Moderna de Portafolios de Markowitz, la idea de la diversificación es crucial para alcanzar mejores resultados al invertir. ¿Por qué? Porque el riesgo para Markowitz es equivalente a la desviación estándar, que es una medida estadística de la volatilidad del precio de una acción. Sin embargo, algunos value investors se han declarado en contra de la idea de la diversificación por un tiempo. ¿Cuáles son sus opiniones?

jj1

Seth Klarman, durante una conferencia en el MIT dijo lo siguiente:

“Desde mi punto de vista, un inversionista está mejor sabiendo mucho sobre pocas inversiones que sabiendo poco de muchas. Una de las mejores ideas de un inversionista tiene más capacidad de generarle rendimientos altos para un cierto nivel de riesgo que la idea número cien o mil.”

“La teoría moderna de portafolios te dice que calcules la beta de una acción para determinar su nivel de riesgo. Nunca, en toda mi vida profesional ahora de 25 años, he calculado una beta. Esta teoría te dice que muevas tu portafolio más cerca a la frontera eficiente. Nunca lo he hecho, ni sabría cómo. Nunca he calculado alpha ni beta de mi desempeño, que es como algunas personas determinarían si he hecho o no un buen trabajo.”

“Algunas personas se apegan a teorías elegantes mucho tiempo después de que es aparente que las teorías no explican la realidad. La Escuela de Economía de Chicago dice que los mercados son eficientes. Convenientemente explican que el increíble récord de inversión de Warren Buffett no es más que una aberración. El segundo hombre más rico de nuestro país es un value investor, ha construido su patrimonio gradualmente tras 50 años de inversiones exitosas. ¡Y su patromonio sigue creciendo! ¡50 billones de dólares son muchas aberraciones! En lugar de abandonar sus teorías para estudiar a Buffett de forma exhaustiva para obtener algunas lecciones, mucha gente no puede tolerar el re-examinar los errores de sus teorías.”

Me sorprende leer estos comentarios tan directos sobre la teoría de portafolios. Es verdad que algunos académicos han tratado de desdeñar a Buffett y su éxito, clasificándolo como un error estadístico. Sin embargo, como se discute en “The Superinvestors of Graham and Doddsville”, un ensayo escrito por Buffett para Forbes, no es probable que una filosofía de inversión utilizada por diferentes inversionistas sea capaz de vencer de forma constante al mercado y clasificar el resultado como una anomalía estadística.

Buffett escribió en el artículo: “Los inversionistas de Graham y Dodd (value investors), no discuten beta, el capital asset pricing model (CAPM), o la covarianza de los rendimientos en inversiones. Estos asuntos no les interesan. De hecho, la mayoría tendrían dificultad para definir esos términos. Estos inversionstas simplemente se enfocan en dos variables: precio y valor.”

Esto, en mi opinión, es la prueba de que mientras la eficiencia en los mercados existe, existe en su forma débil, con algunos desfases de tiempo, particularmente en empresas de pequeña capitalización. Si la eficiencia de los mercados fuera inexistente, entonces las ofertas seguirían siendo ofertas, sin permitirle a los value investors generar rendimientos mientras las acciones reflejan su valor fundamental. Ahora, los value investors sí diversifican entre sectores, pero lo hacen con base en sus lecturas de las economías particulares de cada empresa, no en medidas estadísticas como beta o desviación estándar.

Como Buffett menciona, los value investors solo se enfocan en dos cosas: valor y precio, y tratan de apostar con fuerza cuando encuentran grandes discrepancias entre las dos.

Poniendo la balanza a nuestro favor como inversionistas

Seth Klarman es uno de los mejores inversionistas en la actualidad. En los próximos dos párrafos nos detalla los requisitos para ser un gran inversionista desde su perspectiva.

sk

¿Alguna vez he mencionado que invertir es trabajo duro – esmerado, implacable, y a veces confuso? Separar las señales relevantes del ruido puede ser especialmente difícil. Paciencia infinita, gran disciplina y una resolución de acero son requeridas. Nada de lo que hagas garantiza el éxito, aunque puedes inclinar las probabilidades significativamente a tu favor teniendo la correcta filosofía, mentalidad, proceso, equipo, clientes y cultura. Tener esas seis cosas bien lo es casi todo. 

Para complicar las cosas un poco más, un inversionista exitoso debe de tener un número de lo que parecerían cualidades contradictorias. Estas incluyen la arrogancia para actuar, y actuar con decisión, y la humildad para saber que se puede estar equivocado. La agudeza, flexibilidad y la voluntad de cambiar tu mentalidad cuando te das cuenta que estás equivocado y la terquedad de hacerlo cuando te encuentras justificadamente confiado en tu tesis de inversión. La convicción de concentrar tu portafolio en solo tus mejores ideas y el sentido común de sin embargo diversificar tus activos. Un escepticismo saludable, pero no querer hacer las cosas al contrario de forma ciega. Un gran respeto por las lecciones de la historia balanceado por el saber que regularmente cosas suceden que nunca habían ocurrido. Y, finalmente, la integridad para aceptar los errores, la fortaleza para arriesgar hacer más de ellos, y la honestidad intelectual para no confundir la suerte con habilidad.