Los principios de las inversiones exitosas (Parte I)

Uno de las retos a los que todos nos enfrentamos es invertir nuestro dinero. Aquí mencioné que se necesita conocimiento, disciplina y cierta filosofía.

Lo que sugiero que hagamos es suponer por un momento que esta es la primera vez que escuchas la palabra inversión. Entonces, te comento, tienes dos opciones: Puedes ser prestamista o un dueño.  Los prestamistas pueden invertir en unos instrumentos que se les conoce como “de deuda” ya que las compañías están “en deuda” contigo, mientras que los dueños invierten en “renta variable” , bienes raíces y otros que comentaré más adelante. En esta primera parte hablaré de los instrumentos de inversión que tienes disponible como prestamista.

Cuando inviertes tu dinero en un pagaré bancario, mesa de dinero, certificado de depósito, Cetes, o bono de alguna compañía, eres un prestamista, ya que le prestas tu dinero a la organización y ellos te lo regresan pagándote una tasa de interés por lo que les prestaste. Aquí las formas más comunes:

Certificados de depósito y pagarés: Tienen un plazo variable y un rendimiento prometido. Normalmente no es muy alto pero tiene una garantía bancaria y/o algún aval.

Mesa de dinero – es el área de las casas de bolsa o bancos que se especializa en la compra y venta de instrumentos financieros  a otras instituciones financieras con la intención de recibir una utilidad por esta compra y venta. Manejan principalmente bonos gubernamentales y de desarrollo. El dinero invertido puede permanecer desde algunas horas hasta varios años. La principal ventaja es la liquidez, ya que puedes poner tu dinero a trabajar y disponer de tu dinero cuando tú quieras.

Bonos – los bonos tienen 2 componentes básicos: madurez, o sea el tiempo que dura el bono, tasa cupón: es lo que te paga el bono de forma (casi siempre) semestral.  Les dicen cupones porque antes lo bonos eran de papel y se les podían desprender los cupones para pagarle a los prestamistas. La tasa de descuento también se utiliza mucho, pero para efectos prácticos, estas son las de mayor interés.

Los bonos que pagan más interés normalmente conllevan más riesgo y/o tienen una madurez (tiempo) más alta. Además de esto las calificadoras como Moody’s, Standard and Poor’s y Fitch, les ponen una calificación en letras, siendo la mejor AAA y D la peor (como escuela gringa). Un ejemplo de una calificación de un bono de Cemex a 18 años hecha por Fitch Ratings: “B+/RR3”

Cómo diferenciar los bonos:

Por el tipo de institución a la que le estás prestando el dinero: Hay bonos municipales, de gobierno (Cetes o T-Bills en Estados Unidos), y corporativos.

La calidad de crédito que tiene la entidad a la que le prestas dinero:

Esta medida de calidad nos dice que tan probable es que una compañía caiga en incumplimiento de pago de sus bonos. Saber esto es importante porque generalmente una calificación más alta significa más seguridad de pago pero rendimiento más chico.

Madurez: como lo mencionaba anteriormente, es la cantidad de años por los que el bono estará vigente. Los de corto plazo son de 5 años, los de plazo intermedio son de 5-10 y los de largo plazo son hasta por 30 años. Recuerda que los que tienen más plazo generalmente pagan más, pero sufren mayor riesgo de fluctuaciones.

Callability (opciones de llamada) Esto quiere decir que el emisor puede decidir pagarte antes de lo establecido. Esto normalmente pasa cuando las tasas de interés bajan y el emisor prefiere pagarte un poco menos. Normalmente te compensan dándote un “premium” pequeño sobre el valor del bono.

Algunas desventajas de invertir en deuda:

Que no te paguen lo prometido: Con los bonos de gobierno esto es difícil que pase, porque normalmente los incumplimientos de pago surgen a causa de una bancarrota y los gobiernos difícilmente quiebran. En cambio las compañías sufren bancarrotas constantemente, por lo que, al igual que las personas, dejan de pagar su deuda cuando no hay más dinero.

Tu poder adquisitivo se reduce gracias a la inflación:

Si la inflación se dispara, es probable que tu dinero pierda la capacidad que tenía. Además un bono puede caer por debajo de lo que pagaste por él si las tasas de interés suben o si la calificación se ve afectada.

Que no crezcas a la par que la empresa a la que le prestas dinero

Cuando una compañía crece en tamaño y ganancias, las tasas de interés de su deuda ( o sea tu rendimiento) no crecen junto con ellas. Lo bueno de esto es que el pago de su deuda va a ser puntual y no van a dejar de pagarte lo pactado.

Esto fue la primera parte que habla de la deuda y tu función como prestamista en estas inversiones. Es muy importante conocer todos los aspectos que se toman en cuenta para su valuación y función. La deuda es un mercado con gran atención y popularidad dentro del público inversionista. Es a través de este mercado que diferentes gobiernos y compañías son capaces de financiar sus operaciones.

Puedes encontrar instrumentos de deuda y volverte prestamista de un banco o casa de bolsa con pagarés o mesa de dinero, de un gobierno a través de la compra de bonos como Cetes Directo, y de una compañía en el mercado de deuda y/o a través de fondos de inversión.

En la siguiente parte hablaré de las opciones de inversión que tienes como dueño de diferentes activos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s