Cómo salir de deudas sin morir en el intento

Hace poco leí un artículo que encontré en Dinero Inteligente, en el que Gianco Abundiz, locutor del programa Saber Gastar que se escucha en radio Acir (en el DF), platica de un plan para salir de deudas. En resumidas cuentas, el plan cuenta con 4 pasos:

1. Recuento de los daños: qué, a quién y cuánto debes y pagos mínimos
2. Negocia por una reestructuración de deuda
3. Cambia tu forma de gastar
4. Consolida (o cambia) tus deudas por unas más baratas

En general me parece una técnica muy completa, aunque me dejó una duda. ¿Cuánto de mi presupuesto debo destinar a pagar mi deuda? ¿Cómo reacomodo mi vida de tal manera que no me vaya a morir de hambre?

Te voy a platicar de una técnica del libro “El hombre más rico de Babilonia” (es la segunda o tercera vez que lo recomiendo) que es muy práctica y funcional. En “El hombre más rico de Babilonia”, se presenta el caso en el que un personaje de la historia está endeudadísimo, al grado en el que ha perdido amistades y relaciones. Cuando pide consejo a un hombre sabio, éste le contesta lo siguiente:

Destina:
• 70% de tu ingreso a tu existencia
• 20% a pagar deuda
• 10% para pagarte a ti mismo (ahorrar)

¿A qué se refiere con cada una? ¿Cómo funciona?
Si ya estás en problemas de deudas, te tengo una buena noticia. A los que les debes (acreedores) les sale más caro entrar en un proceso legal en tu contra que reestructurar tu deuda. Esto te da una ventaja (aunque no parezca): puedes pedir que te den más tiempo o que tomen menos dinero del que debías. Al final a ellos lo que les interesa es el dinero, y aunque sean molestos y te acosen, realmente es todo lo que pueden hacer. Recuerda que si te hartan debes y puedes pedir que no te molesten más por teléfono. (acude a la Condusef)

De modo que, complementando lo que dijo Abundiz, es importante que hagas una lista de tus acreedores. A quién le debes, cuánto le debes y cuáles son más importantes. De este modo tendrás un orden y podrás ir tachándolos de tu lista una vez que les termines de pagar. Haz un aproximado de tiempo, suponiendo que le pagarás la misma cantidad por mes o quincena, para cuando vayas a re-negociar tu deuda, puedas explicar en cuánto tiempo puedes pagar lo que debes. Recuerda que esta lista la vas a utilizar en el famoso 20% posterior.

De tu ingreso mensual, utiliza el 70% para vivir: comida, agua, luz, teléfono. Elimina gastos innecesarios, lujos. No se trata de morir de hambre, pero si de gastar inteligentemente.

20% lo vas a utilizar única y exclusivamente a pagar tu deuda. Aquí es donde entra en juego tu lista y donde decidirás a quién y cómo le vas a pagar. Sé realista y no te desesperes, el proceso para salir de deudas es largo: requiere disciplina y constancia, pero al lograrlo, habrás aprendido una gran lección y tu autoestima se elevará. No tengas miedo de las extorsiones y acosos, trabaja con diligencia y deja bien claro que tu intención es pagar. Recuerda que no se trata de ignorar el problema, sino de enfrentarlo. Habrá gente que te dará la espalda, pero habrá gente que valorará tu esfuerzo y valentía y yo estoy seguro que si te lo propones, saldrás de deudas y algo más importante, no tendrás miedo ante esta situación otra vez.

El 10% restante es para ti. Mucha gente se olvida de esto y así como le llega el dinero, así se le va, repartiéndolo por todos lados. Este 10% es el que te permitirá en tu futuro sin deudas llevar una vida mejor. Empieza a ahorrar y cuando juntes una suma importante, inviértela, para que genere más.

Como te puedes dar cuenta, este proceso es práctico y aplicable. Claro que requiere paciencia, pero más que nada requiere de tu voluntad y decisión para afrontar las consecuencias de endeudarse. Algunas lecciones en la vida son caras, pero cada reto debe afrontarse con los mismos valores que te ayudarán en este caso: disciplina, constancia y responsabilidad. De algo estoy seguro: si estás endeudado y sigues este proceso, quedarás inmune a próximos endeudamientos. ¡Mucha suerte!

¿Cuánto debo vender para salir “tablas”?

¿Eres emprendedor? ¿Tienes tu propio negocio? ¿Vendes algún producto?  Pues entonces debes de saber cuántas unidades necesitas vender para salir “tablas”. Esto quiere decir que no ganes ni pierdas, pero que cubras el costo de tus productos.

Esto se puede hacer de una manera muy sencilla con una herramienta llamada análisis del punto de equilibrio (aunque también se le conoce como análisis de costo, volumen y utilidades). Este análisis considera la relación entre las ventas, los costos fijos y los variables.

Entre sus posibles usos se encuentran:

  1. Pronosticar la rentabilidad de una empresa
  2. Analizar el impacto que pueden tener el cambio en los costos fijos, variables y/o el precio de venta en las utilidades de la operación
  3. Analizar el impacto que puede tener la sustitución de los costos fijos por variables en el proceso de producción
  4. Analizar el impacto que los esfuerzos de reestructuración ideados para reducir los costos fijos tienen en las utilidades de una empresa

La fórmula para obtener el punto de equilibrio en unidades de venta es:

Recuerda que los costos fijos son costos que no varían cuando el nivel de la empresa cambia. Pueden ser: renta, teléfono, sueldos, depreciación, etc.

Costos variables: son los que cambian en relación con las variaciones en el nivel de producción de una empresa. Entre ellos: mano de obra, electricidad, agua, materia prima, etc.

Veamos un ejemplo:  Supongamos que la empresa CAPM vende productos a 250 pesos cada uno. Tiene costos fijos de $100,000 y un costo variable por unidad de $150.

El punto de equilibrio será = 

La empresa debe de vender 10,000 unidades para llegar al equilibrio. (También le puedes decir salir pando o tablas)

¿Qué pasaría si los de marketing de la empresa CAPM te dicen que subas el precio a 275? ¿Cuántas debes de vender para cubrir tus costos?

Con esto nos podemos dar cuenta de qué tan sensible es la utilidad ante un cambio en alguna de las variables.

Algunas limitaciones del análisis del punto de equilibrio

  • Para poder analizar el impacto del cambio en una de las variables, se deben mantener constantes las otras dos. En la práctica, es difícil mantener constantes las variables.
  • El modelo también supone que se produce y vende un solo producto, o una mezcla de productos que se mantiene constante. En muchos casos, la combinación de productos cambia con el tiempo y pueden generarse problemas si se le asignan costos fijos diferentes a cada producto.
  • Otro problema es la incertidumbre, ya que no siempre sabremos el costo de las materias primas,  o el de la competencia, si esto nos hará elevar el precio, costo o ambos.

Existe además, una técnica para sacar el punto de equilibrio en efectivo, muy fácil de igual manera.

Esto te dice cuál será el nivel de ventas que debes alcanzar para lograr tu punto de equilibrio, claro está, esta fórmula no te lo da en unidades, sino en pesos, dólares, o euros, depende de lo que uses.

Pagos chiquitos, INTERESES GRANDES

En muchas ocasiones, hemos visto que las tiendas nos ofrecen “pagos chiquitos” a cambio de sus productos o servicios y, hay que reconocerlo, muchas veces suena bastante atractivo. ¿Cómo saber calcular los intereses que te están cobrando en ese tipo de “ofertas”? Vamos a ver 2 ejemplos y la forma en la que los puedes calcular utilizando Excel, o si tienes, calculadora financiera.

Veamos el siguiente ejemplo: Una televisión con un precio de contado de $4299  o 12 pagos chiquitos de $408.41. Si te das cuenta, la sumatoria de esos 12 pagos es $4900. Pero de este modo no se puede calcular el interés. Necesitamos hacer uso del valor del dinero en el tiempo.

  • Primero sabemos tenemos el número de pagos es 12
  • Segundo, que el valor presente es el precio de contado, los $4299
  • Tercero,  que el pago es -408.41 (como es salida de efectivo se pone negativo)
  • El valor futuro es 0, porque esperas saldar la cuenta y dejarla en ceros.

Con esta información, ya se puede calcular la tasa de interés con la función TASA de Excel (Rate en inglés). Si tienes calculadora financiera estás despejando “i” en el valor del dinero en el tiempo.

Esto arroja 2.08, pero recuerda que esta tasa de interés es para cada uno de los periodos, que son 12. Para obtener la tasa anual, debes de multiplicar por los periodos, que en este caso son 12.

2.08 x 12 = 24.91% anual.

A esta tasa se le conoce como tasa de interés anual, capitalizable mensual. A nosotros lo que nos interesa se llama TASA EFECTIVA ANUAL. Así que se debe hacer una pequeña modificación:

Esto te arrojará una tasa efectiva de 27.96%, que es lo que te cobran de intereses en el año.

.

¿Qué pasa cuando te piden un enganche? Son los mismos pasos, sólo cambia una cosa, el valor presente con el que calculas lo demás.

Digamos que vas a comprar un carro:

Te ofrecen un precio de contado de $162,000 o $56,700 de enganche y 36 mensualidades fijas de $4298.

Entonces el valor presente es la resta del precio de contado y el enganche:

VP = 162,000 -56,700 = 105,300

Con esto ya puedes calcular todo lo demás, siguiendo los mismos pasos.

N=36

i = ? (esta es la que vamos a despejar)

VP = 105,300

Pago = -4298

VF = 0

Mete esos datos en tu función TASA (RATE) o “i” en tu calculadora financiera. El resultado es 26.98%. Recuerda que aún te falta hacerla efectiva con la fórmula que ya vimos. Esta “promoción” te cobra una tasa efectiva de 30.58%.

Como puedes darte cuenta, los pasos son muy sencillos y rápidos de calcular. Y también con este ejemplo podrás darte cuenta de la importancia del valor del dinero en el tiempo y sus aplicaciones. Realiza el ejercicio de ver qué tasa de interés estás pagando en tus diferentes tipos de crédito y trata de liquidar aquellos que tienen un número mayor.  Que esto te haga dar cuenta que el gran negocio de las compañías que te ofrecen los pagos chiquitos, está en el interés cobrado a sus clientes.

Moraleja: usa el crédito de forma prudente, no regales tu dinero.

Rentar o comprar casa: he ahí el dilema

La forma de pensar común y aún vigente nos dice que rentar una casa es tirar el dinero, mientras que comprarla es  construir capital. ¿Qué tan cierto es esto?  Según un artículo del New York Times, esto es incorrecto la mayoría de las veces.  Un economista de la Reserva Federal de Kansas, afirma lo siguiente en su artículo:

La sabiduría convencional nos dice que el ser dueño de una casa es un modo efectivo de construir riqueza, aunque también esto es un error. Tener una casa es una parte clave del Sueño Americano… Sin embargo, para la mayoría de los ocupantes de los años 80’s, rentar e invertir produjo más riqueza que ser dueño de una casa. También para los ocupantes que empezaron en el 2000 y terminaron en 2009. Estos resultados muestran que tanto ser dueños de una casa o rentar e invertir pueden ser estrategias razonables para construir riqueza”.

Reconozco que construir capital es una cosa muy importante. Pero sus ventajas ya no son contemporáneas ni tan importantes.  Aquí expongo algunas de las desventajas de comprar y no rentar:

  • Para empezar, las casas no siempre generan valor. Piensa en todas esas casas que por inseguridad, desastres, o boom en otras mejores zonas, se han depreciado en lugar de apreciado.  Tal vez pensabas que podías rentarla o comprarla, y resulta que no hay quien se interese. Te quedan 2 opciones: ser paciente o rematarla ¿Cuál escoges?
  • Otro factor en contra, es que si compras una casa, te atas a un pasivo disfrazado de activo por mucho tiempo. La mayoría de nosotros no tenemos el capital para comprar de contado una propiedad, así que tendremos que solicitar un crédito. Acuérdate que las casas quedan a tu nombre cuando y sólo cuando terminas de pagar.
  • Tercero, el comprar involucra pagar por cosas que no son precisamente de la propiedad como cargos de hipoteca, intereses, reparaciones y renovaciones, y qué decir de los cargos de cerrar el trato cuando terminas de pagar. Todos esos no van incluidos en el precio ni en tu pago mensual de hipoteca.
  • Cuarto y muy importante. Costos de oportunidad. Ya sé que es muy repetitivo pero es bastante grande para no tomarse en cuenta. Digamos que pagas una hipoteca de $20,000 al mes. ¿Cuánto pagarías de renta? Vamos a suponer la mitad. Si inviertes los $10,000 restantes y generas un rendimiento parecido al IPC, estarás generando un 8-10% nada, nada despreciable. ¿Qué pasa si no lo inviertes y sólo ahorras, pues serás $120,000 pesos más rico cada año. (No estamos tomando en cuenta la inflación)
  • Liquidez: otro factor. ¿En cuánto tiempo puedes vender tu casa a buen precio si necesitas dinero? ¿Y en cuánto tiempo puedes liquidar tu inversión? Las más lentas en 1 semana. Para las casas esto es muy, muy diferente. Necesitas involucrarte, gastar en anunciarte y venderla más barata si es una urgencia.
  • Tiempo: ¿cuánto tiempo crees vivir en esa ciudad? ¿Ves factible moverte a otra por tu trabajo, hijos, etc? Esto es importantísimo en tu decisión. Ser dueño tiene ventajas si ves a largo plazo, pero si te vas a cambiar pronto, digamos en 5 o 10 años, entonces rentar es más conveniente.

¿Es todo malo para los dueños de casas? No. Tal vez puedas pagarla de contado, o tal vez tus costos de transacción sean muy bajos. Tal vez tienes otra casa y la segunda vas a pagarla gracias a las rentas que estas genere. Bajo estos  supuestos estoy de acuerdo. Sin embargo, tú dirás “Es muy fácil hablar, compruébamelo con números”. Y con mucho gusto, porque este es un caso bien interesante. Voy a echar mano de las herramientas que encontré en internet.

La primera es una razón de renta: Precio promedio de la casa / renta anual

Si el número te da abajo de 15, la regla dice que es mejor comprar que rentar. Así están en las ciudades más importanes de EU. Las ciudades más caras como NY y Washington exceden por mucho el 15. Rentar es mejor que comprar.

Vámonos a lo bueno. Dando click en la siguiente imagen, puedes ver qué es lo que realmente te conviene y cuándo. Es un programa interactivo que te permite ver el impacto de tus decisiones.

Muévele y haz todos los supuestos para quedar más cerca de la realidad. Están tasas de impuestos, de interés, cuánto se aprecian los bienes por año, todo, todo lo que impacta en la decisión está aquí. Estoy seguro que te vas a sorprender.

En lo personal considero rentar una mejor opción y sé que es un modo de pensar más actual, sin embargo creo que hay una lógica detrás de esto. Estoy abierto a escuchar tu opinión.

Los 18 errores en las finanzas personales

Ayer me reenviaron un mail y me pareció muy interesante lo que se menciona. El autor es Carlos Gil, y habla de los 18 errores en las finanzas personales.  Aquí se los comparto íntegro.

Los 18 errores en las finanzas personales

 

Error # 1: gastar más de lo que ganas

Si gastas más de lo que ganas estás creando deudas

Error # 2: no llevar un registro de gastos

Si no sabes donde está la “fuga” no la puedes remediar. Presupuesta tus gastos.

Error # 3: mantenerte en tu área de comodidad

No capacitarte. No abrir tu mente  a nuevas ideas. No aprender a hacer las cosas de manera diferente.

Error # 4: no ahorrar

No pagarte tu primero. (muy importante!) Lo importante no es cuánto ahorras, lo importante es empezar. Ahorrar y no invertir es un gran error. Se trata de que el dinero trabaje para ti. Considera el poder del interés compuesto.

 

Error # 5: creer que tus finanzas son asunto de tu patrón o del gobierno.

Confiar demasiado  en tu sistema de pensiones. Todos los sistemas de pensiones en el mundo están “quebrados“. (cierto, esto se verá en los próximos años)

Error # 6: hacer de las tarjetas de crédito una forma de vida.

Las tarjetas de crédito son la nueva forma de esclavitud. Lo mejor para salir de la trampa es no entrar. Si ya estás adentro sigue   el sistema           70% gastos     20% pago tarjetas     10 % ahorro (Esto viene en el libro “El hombre más rico de Babilonia”, muy recomendable)

Error # 7:  hacer compras que no necesitas

Comprar a crédito bienes superfluos. Abusar de las compras a meses sin intereses, de todas formas lo vas a pagar. Comprar a crédito es vender barato tus mañanas por un poco de hoy.

Error # 8:  ser fiador

Por ningún motivo seas fiador. Es ponerte la soga al cuello. Es pagar por algo que tu no disfrutaste.

Error # 9: “prestar” lo que no puedas regalar

Si no lo puedes regalar mejor no prestes. Recuerda que lo prestado es pariente de lo dado.

Error # 10:
Manejar un automóvil que no está asegurado. Es una gran irresponsabilidad. Lo importante no es que puedas “perder” el auto, sino los accidentes que puedes originar.

Error # 11:

No contar con un seguro de gastos médicos mayores, hay enfermedades que terminan con todas las reservas de dinero. No lo consideres un gasto es una inversión.

Error # 12:
Olvidarte de tu ser con tal de tener. Es como “venderle”  tu alma  al diablo Ningún dinero mal habido se puede disfrutar.

Error # 13:

Creer que nunca vas a envejecer en tiempos de vacas gordas hay que guardar para el tiempo de vacas flacas. La juventud física no es eterna. Hay que aprovechar la juventud y la madurez para vivir una vejez digna.

Error # 14:
Heredar a tus hijos en vida, disfruta en vida lo que tanto trabajo te costó ganar. Manténlos interesados en ti mientras estés vivo, eso si: deja testamento para evitar problemas.

Error # 15: construir en terreno ajeno

Acuérdate que “papelito habla” .Construir es fácil, pero después siempre hay codicia. Hasta el parentezco termina, son verdaderas batallas campales entre parientes.

Error # 16: casarte  por bienes mancomunados

Debería estar prohibido. Cada quien debe tener sus propios recursos. Los recursos se pueden unir temporalmente siempre y cuando haya consentimiento.

Error # 17: “pedir prestado”

Es una forma de autodevaluación, es hacer que la gente te rehuya. Es la mejor forma de cerrarte puertas. Evita al máximo pedir prestado y si te prestan: ¡paga!

Error # 18: gastar en vicios :alcohol, cigarros, drogas, relaciones destructivas.

En lo personal, me parecen muy atinados y fáciles de seguir. Sin embargo, muchos caemos en algunos de ellos. Tómalo en cuenta y si es necesario, termina con un patrón que te perjudica.

Pagos de hipoteca por adelantado: en excel

Aquí te dejo un link para un archivo y que puedas jugar con el efecto que tendrían tus pagos por adelantado.

Pagos adelantados de hipoteca

En balance anota el total del monto de la hipoteca. Lo demás se explica solo.

Nota: hago el supuesto de que en las condiciones de tu contrato está el que los pagos por adelantado se abonarán en su totalidad al capital. Existen casos en los que los pagos por adelantado sólo pueden ser dentro de los primeros años, o que se abonan directamente a intereses solamente. Tómalo en cuenta al usar este archivo.

¿Cómo evaluar un proyecto? La luz verde o roja del valor presente neto

Ahora que hemos visto algunos de las bases del valor del dinero en el tiempo, podemos utilizar el mejor método para valuar proyectos. Se usa ampliamente en la economía, las finanzas y en la contaduría. Es bastante fácil de calcular y te ayuda a comparar entre 2 o más proyectos en los que pienses invertir. Lo que hace es evaluar los flujos de efectivo que recibirías en tu proyecto y te da una respuesta muy clara. Si terminas con un valor positivo, tienes luz verde en tu proyecto. Si no, tienes que reevaluar y ajustar, o más fácilmente decir no, porque probablemente está maximizando el valor de tu empresa.

El valor presente solo tiene 4 variables y una fórmula muy fácil de usar:

i = Es el costo de oportunidad que recibirías por invertir en otro proyecto, o en alguna otra inversión, con un riesgo similar.  Pregúntate, ¿Qué tasa ganaría si invirtiera en otro proyecto?

t = el tiempo en el que recibirás o saldrá ese flujo de efectivo

FE = el flujo de efectivo neto (entrada – salida) para un tiempo específico.

II = Inversión inicial, se expresa en números negativos porque representa una salida de efectivo para empezar tu proyecto.

Si el VPN es positivo, el proyecto es aceptado; si es negativo, debe ser rechazado. Algunas veces, tendrás la disyuntiva entre 2 proyectos (o más). Recuerda que la fórmula supone que los flujos de efectivo son netos y de que se reciben al final de cada periodo. Si requieres más desembolsos, debes de restar, o poner un signo negativo a ese flujo.

Un ejemplo: Un proyecto me requiere una inversión inicial de $1000 pesos. En el primer año voy a recibir 100, luego 200, 700 y 700 pesos en los próximos 4 años respectivamente.  ¿Debo o no aceptar este proyecto? Vamos a echar mano del VPN.

Podemos ver que el VPN es positivo, por lo tanto se debe aceptar este proyecto. (¡Luz verde!)

NOTA: si tienes un flujo de efectivo negativo, cámbiale el signo, y que pase restando en la sumatoria total.

Debes de saber que lo más interesante al usar el VPN, es asignar una tasa correcta para descontar tus flujos. Si tu VPN te llega a dar 0, o queda muy próximo, querrá decir que el proyecto gana lo justo para no perder o ganar dinero, y todos queremos que un proyecto sea rentable. Un proyecto con el VPN positivo gana más que el rendimiento requerido, por lo que aumentará tu patrimonio.

Este es el método con el que se evalúan empresas y proyectos a nivel profesional. Es la herramienta por excelencia para medir rentabilidad en los proyectos, todavía mejor que la famosa TIR (tasa interna de retorno). Como puedes ver, le da luz verde o roja a tu proyecto, de una manera bastante fácil.

Para no tener que hacerlo a mano, te recomiendo utilizar Excel bajo la función VPN (NPV en inglés). Sólo ordena tus flujos de efectivo, selecciónalos y descuenta a la tasa que ganarías en otro proyecto. Es bastante fácil, y te aseguro que te vas a sorprender de la utilidad de esta herramienta.