Berkshire Hathaway: La Experiencia en Omaha

Este año tuve la oportunidad de visitar Omaha para atender la reunión de inversionistas de Berkshire Hathaway. Esta es una breve reseña del evento y mi punto de vista de lo que aprendí.

El evento se graba en su totalidad y está disponible aquí. En este post hablaré de la experiencia, no particularmente de los temas que se tocaron en la reunión, pero aquí hay una buena cantidad de notas al respecto, además de las entrevistas posteriores que siempre son una joya.

Los boletos. Lo único que se necesita es comprobar con un estado de cuenta y una identificación que se es accionista de Berkshire. El proceso normal es mandar esto por paquetería y en retorno, Berkshire envía 4 boletos para asistir. Yo no hice esta parte pero Arturo (un amigo apasionado del value investing) fue muy generoso regalándome unos boletos. De cualquier modo, el viernes temprano me formé en la larga pero rápida fila del will call para un boleto extra, el trámite fue muy sencillo (enseñar el comprobante y la identificación toma menos de 1 minuto) y bastante rápido para la cantidad de personas. La conclusión es que el hacerlo con anticipación evita hacer una fila y un trámite en persona, pero el viaje se puede planear sin tener los boletos aún en la mano y tramitarlos ahí mismo.

El evento (viernes). Primero el lugar. Llegamos a Omaha el jueves en la tarde (siempre aplicando margin of safety) y aprovechamos para visitar un poco de Omaha y cenar en Gorat’s, que me pareció muy bueno. Ya desde ahí, mucha gente se tomaba fotos con una imagen de Buffett y se notaba que personas de todas partes del mundo habían viajado para llegar a la reunión. El viernes a las 12 pm se abrieron las puertas para empezar el Shopping day, que no es otra cosa que una exhibición enorme de productos de algunas de las marcas de las que es dueño Berkshire. Ese día todo tiene descuento, así que como una de las 16 mil personas que fueron, me dediqué a comprar algunos souvenirs y comida. En general el tono de la gente es de amistad y camaradería, hay mucha cordialidad y mucha plática. Los productos en venta son ropa interior, t-shirts, audífonos, ropa deportiva, libros, dulces, helado, botas, sombreros, patos de hule, entre otras muchas cosas. Warren puso una estación de broma en la que Charlie se promovía para Chairman y había varios botones para apoyarlo. En fin, el ambiente es de fiesta y la gente compra(mos) lo que nos va gustando. La comida está muy cerca porque el downtown y los restaurantes están a unos 10 minutos caminando. El centro de la ciudad es muy bonito y recuerda a otras épocas con su empedrado.

Por la tarde, la Universidad de Columbia organizó un evento en el que varios inversionistas discutieron ideas en un panel. El evento me gustó mucho porque hay un cocktail de bienvenida antes de la cena y tienes a grandes inversionistas platicando contigo codo a codo. Me gustó mucho escuchar ideas de inversión y la experiencia de algunos, además de que todos los que asisten van muy relajados y con ganas de platicar. La cena terminó por ahí de las 8:30-9 pm, y hay opción de seguir la plática en uno de los bares de la planta baja del hotel. Algo muy grato fue encontrarme a algunos value investors de México a unas mesas de distancia.

El evento (sábado).

La conferencia y sesión de preguntas y respuestas es el evento principal y levanta muchas expectativas. El lugar es el mismo donde se hace el shopping day, pero en la parte de la arena. La expectativa es alta, hay gente que acampa ahí durante la noche. En lo personal, no quería perder la oportunidad de verlos relativamente cerca, así que llegué cerca de las 4:30 am, a sabiendas de que las puertas abren a las 7 am. A esa hora no fuimos los primeros, pero estuvimos cerca de la puerta y eso nos dio oportunidad de estar relativamente cerca del escenario. Cuando se abren las puertas la gente no corre (no lo permiten) pero camina muy rápido por el corredor que lleva a la arena. Llegando, mucha gente aparta los lugares que puede, y así se va llenando poco a poco la arena. La gente de Berkshire regala pan, jugo, café y agua toda la mañana. el evento empieza 8:30 am con una película (en realidad son comerciales de marcas Berkshire + extractos de videos de opiniones propias de Buffett y Munger + un mini clip en el que Buffett desarrolló una app junto con Tim Cook). A las 9:15 am comienza la sesión de preguntas y respuestas, con un break a las 12 pm para comer. Venden algunas opciones de comida ya preparadas o la gente puede salir a buscar algo. La sesión se reanuda a la 1 pm y dura hasta las 3:30 pm. Hay decisiones del board que todavía se aprueban en el escenario, aunque esto lo hacen ya con la arena vacía (mucha gente decide salir cuando termina el Q&A) y hay un pequeño break antes de esta última parte.

La gente. Omaha atrae a muchos inversionistas reconocidos y que pueden verse en los diferentes eventos conviviendo y disfrutando como todos los dueños de BRK. Entre ellos encontré a Tom Russo, Mario Gabelli, Ashvin Chhabra, Ross Glotzbach, Paul Hillal, Mohnish Pabrai, Francisco Paramés y Tom Gayner (Markel organiza un brunch gratuito el domingo). Además, en las diferentes filas del evento, la gente está muy abierta a platicar y convivir, tuve la oportunidad de platicar con inversionistas de Brasil y Estados Unidos en lo particular. En mi opinión, el valor agregado de la reunión es justamente este, la apertura que tiene toda la gente de platicar y convivir, porque el networking que se puede hacer es fascinante y en realidad no hay barreras, uno puede ir a platicar y saludar sin problema. También Ajit Jain y Greg Abel participaron directamente contestando preguntas de los inversionitas, algo que no es tan común.

La experiencia. Me parece que lo que han logrado Buffett y Munger con Berkshire se ha beneficiado del interés compuesto, no solo en la parte de rendimientos, pero también en las relaciones que han formado. En lo particular, creo que esto último es un poco malentendido, y es lo que les permite obtener mejores condiciones en diferentes deals que el común denominador de los prestamistas. Me parece que lo que la gente admira, más allá de la riqueza de Buffett y Munger es su filosofía de vida, más que la de inversión. Cosas como el encontrar nuestra pasión, el continuo aprendizaje, la humildad de reconocer errores, el pensar en los demás, el destruir ideas que no sirven, entre otras, son cosas que ellos recomiendan y que aplican en muchas áreas. Al final la gente admiramos su arte, y lo que han construido con él.

Mi percepción es que la reunión anual es un gran recordatorio de que el éxito no se comprende de una gran acción, sino es el cúmulo de pequeñas acciones a través del tiempo (regresando a la idea del interés compuesto). Buffett y Munger en persona destacan por su habilidad mental y memoria, pero no realizan milagros ni caminan sobre el agua. Ir a la reunión es recordar que la diligencia constante nos puede llevar muy lejos y creo que ese rayo de esperanza que le dan a las personas es lo que mueve y desata tanta emoción alrededor. Creo que ambos forman un gran ejemplo de lo que podemos lograr cuando nos aplicamos con toda nuestra energía y es algo admirable. Al final, creo que ambos llegan a esta etapa de su vida con mucho afecto recibido y muchas lecciones por compartir, y la gente valoramos esto mucho más que su riqueza, porque nos inspiran a aprender y mejorar.

PD: En este escrito hablé en plural porque me acompañaron mis papás. Les agradezco el apoyo en todas las aventuras, las risas y sobretodo el tiempo. También mención especial al fan más fan del value investing que conozco, Eugenio, por las pláticas y presentarme con varios inversionistas de México.

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s