Cómo lograr cada una de tus metas

Decía Seneca que “No hay viento favorable para el barco que no sabe a dónde va”. Hoy quisiera compartirte una de las claves para obtener el éxito, no solo en tus finanzas, si no en cualquier aspecto en el que busques tus sueños. Sé que no es año nuevo, pero este post aplica para cualquier tiempo del año.

Muchas veces cuando empieza el año solemos decir “Quiero ganar mucho dinero”, “Quiero encontrar un mejor trabajo” y cosas por el estilo,  y ya para diciembre, haciendo el recuento de los daños nos encontramos con que completamos 2 de los 12 deseos prometidos si bien nos fue.

No te aflijas por el cómo vas a realizar lo que harás. Imagínate que quieres ir de viaje a Europa. Lo importante es saber que Europa es tu objetivo, la forma de llegar (barco, avión, con escalas o directo, etc.) irá aclarándose poco a poco. Entonces, antes de pensar en lo difícil o fácil de tus objetivos y cómo obtenerlos, vamos a plantearlos de la mejor manera.

Echar volar la imaginación

Lo más importante es saber a dónde quieres llegar. Para este punto no hay límites, imagina, sueña en donde, con quién, cómo y bajo que circunstancias quieres estar en 1, 3 o 5 años. Digo que el único límite es tu imaginación porque para los sueños y lo que creamos en la cabeza, somos el único limitante. Con calma, siéntate y percíbete teniendo todo eso que sueñas, mientras más detalle mejor.

  •  Creando el benchmark

Ahora que ya sabes todas las circunstancias que te rodearán en el futuro, es el momento de crear el puente entre el presente y ese futuro que has soñado. Así como los ingenieros miden su progreso cuando construyen obras, así es necesario hacerlo también nosotros. Para esto hay que tener medidas, cosas que objetivamente, nos digan cómo vamos.

  • ¿Quieres un mejor sueldo? Ponle número
  • ¿Quieres eliminar tus deudas? Ponle plazo y montos
  • ¿Quieres invertir en bolsa? Ponle fecha y objetivos
  • ¿Quieres cambiar de casa? Ponle precio y lugar
  • ¿Quieres cambiar de vida? Ponle lugares, fechas y formas

Esto te va a servir para 2 cosas: saber qué tan bien vas y como motivación en tu camino hacia obtener lo que has soñado.

  • ¿Qué vas a dar a cambio?

Sería muy cómodo decir “Quiero ganar 10 millones de dólares”  sin dar ni hacer nada (Y no estoy hablando del fisco). Como esto no es posible, es necesario que a tu objetivo le agregues aquello que vas a hacer para obtenerlo.  ¿Quieres eliminar tus deudas? Sacrifica por un tiempo esas bolsas Prada que tanto te gustan, y mira tu deuda desaparecer. Este es un ejemplo, pero recuerda que para recibir, también hay que dar. ¿Qué puedes hacer para llegar a tu meta? Empieza hoy, dónde puedas y cómo puedas, lo difícil es vencer las dudas iniciales.

  • Sé flexible, pero irrompible

En el camino a tus objetivos, vas a toparte con muchas cosas. Gente que te dice que no es posible,  obstáculos, esa desintoxicación (y la ansiedad) que provoca dejar ir tus malos hábitos. Pero manténte firme en tu objetivo, recuérdalo a diario y no te desmotives, son los pequeños pasos los que encaminan hacia las grandes victorias. La adaptación es clave y necesaria, y te hará más fuerte cada vez.

De este modo, las metas elevan su porcentaje de éxito. ¿Tienes algún secreto para el éxito? ¡Compártelo y logremos juntos nuestros sueños!

Grandes consejos de los mejores inversionistas del mundo

Bien dicen que para hacer lo mejor, hay que aprender de los mejores. ¿Qué moralejas le han dejado los grandes inversionistas al mundo? Aquí algunas de sus perlas de sabiduría:

  • Peter Lynch

“Solo porque compres una acción y su precio suba no significa que estás bien. Sólo porque compres una acción y su precio baje significa que estás mal.”

“Lo que hace a las acciones valiosas en el largo plazo no es el mercado. Es la rentabilidad las acciones de la empresa de la que eres dueño. Cuando las utilidades suben, las corporaciones se hacen más valiosas y tarde o temprano, sus acciones se venderán a un precio mayor.”

  • Ben Graham

Básicamente, las fluctuaciones en precio solo significan una cosa para los verdaderos inversionistas. Le dan una oportunidad de comprar sabiamente cuando los precios caen abruptamente y de vender cuando suben en demasía.”

Ben también dice que la diferencia principal entre un inversionista verdadero y un especulador es su actitud ante los movimientos de los precios accionarios. “El interés principal del inversionista es adquirir empresas correctas a precios correctos. Los movimientos de mercado sólo dan señales de compra o venta.”

  • Philip Fisher

El mercado accionario está lleno de personas que conocen el precio de todo, pero el valor de nada”.

Y también habla sobre la tranquilidad que deja hacer una buena investigación antes de comprar:  “Si el trabajo se hizo correctamente cuando se compra una acción, el tiempo para vender es comúnmente nunca.”

  • Warren Buffet

Recién diagnosticado con cáncer, Buffet es tal vez el más afamado de este grupo. Y el lo pone de esta manera: “Nunca intento hacer mercado en el mercado accionario. Compro asumiendo que van a cerrar el mercado accionario y no van a re-abrirlo en cinco años.”

Las moralejas: En resumidas cuentas, esto es lo que podemos aprender de estas famosas citas:

  • No a la bola de cristal – El mercado no se puede pronosticar, hay expectativas que pueden cumplirse o no, nada más. Aquél que diga que ya sabe qué va a pasar, ya empezó con el pie izquierdo.
  • No sólo inviertas dinero, invierte tiempo – Información es poder y el poder es rentabilidad al invertir. Mientras más leas, más te informes y más analices empresas u opciones antes de invertir, más crecerá tu dinero.
  • Haz tu trabajo – De lo que más tienen en común estos inversionistas es la confianza. Claro que han hecho errores, pero la confianza viene de comprender, estudiar y sobretodo, hacer tu parte del trabajo. Estamos inundados de información, el que la utiliza mejor es que gana ahora. Te sorprenderá lo fácil que es. (Aquí en el blog hay varios artículos de cómo hacer un análisis profundo).
  • Si compras acciones, compra la empresa, no el precio en un monitor. Despreocúpate del precio, si compraste una empresa rentable, las acciones lo reflejarán tarde o temprano.
  • Como las olas del mar – Aprende cuando entrar o salir. Cuando todo va bien, probablemente sea buen momento para vender y viceversa. No dejes que tus emociones te guíen, tanto en épocas buenas, como malas.

¡Felicidades por aumentar tu conocimiento financiero!

¿Qué es Quantitative Easing?

Seguramente has escuchado el término “quantitative easing” (si no, no te preocupes, seguirá de moda) No existe una traducción literal al español, pero considero que la más justa es relajación monetaria.

Esta relajación es una política monetaria utilizada por los bancos centrales en caso de “emergencia” y tiene como objetivo darle una inyección de adrenalina al mercado interno de un país. Esto se logra cuando el banco central compra activos (comúnmente bonos del gobierno) para mantener las tasas de interés bajas.

Al mantener las tasas bajas (y si todo sale bien) los bancos van a buscar la forma de prestar el dinero a tasas bajas y para que la gente solicite más créditos. La cadena sigue y esos créditos son utilizados para generar negocios, comprar maquinarias, en fin, buscar rendimientos a través de diferentes mecanismos que llevan a la economía en general a mejores terrenos.  Todo esto pasa en el corto plazo, y suena muy bonito en teoría, pero el QE tiene grandes desventajas.

Para empezar, la inyección de adrenalina funciona cuando las tasas se interés bajan considerablemente en una ocasión. Estados Unidos por ejemplo, ha dejado de tener margen de maniobra porque sus tasas ya están muy cercanas al 0%.  Lo que buscan ahora es reducir las tasas de largo plazo, pero la efectividad va bajando cada vez más.

Otro gran problema es el que crea para la inflación. QE se define por algunos como imprimir dinero. ¿Qué pasa cuando imprimes mucho dinero y la gente no lo quiere gastar? En el caso de Estados Unidos, la tasa de desempleo no mejora, la producción está estancada y sin embargo, muchos precios siguen disparándose. La solución para controlar la inflación es subir las tasas pero, ¿no son necesarias tasas bajas para mantener vivo al paciente? Esto es conocido como  liquidity trap.

 Al crear tanto dinero, el mismo empieza a perder valor. Por ende, las exportaciones de un país son beneficiosas, ya que reciben más por una unidad extranjera de dinero. Esto también beneficia a el país imprimiendo dinero porque su deuda pierde valor (al igual que su dinero).

Si todo es felicidad ¿quién podría enojarse? Pues a los acreedores,  ya que lo que les pagues no representa en valor real de la deuda. Este es el caso de Estados Unidos, que le debe media vida a China. (Algo así como 1,134 billones de USD)

Creo que la forma más clara de entenderlo es en esta entrevista (sarcástica) sobre lo que realmente es Quantitative Easing. Imperdible. El acento australiano puede ser engañoso pero lo que dicen es: toma una impresora de billetes y oriéntala hacia la ventana. ¿Qué opinión te dejan estas medidas?

¡Felicidades, acabas de aumentar tu conocimiento financiero!

¿Cómo es que los futuros predicen el comportamiento del mercado?

Seguramente has escuchado si te levantas muy temprano (o acuestas muy tarde) que “los futuros abren a la alza / baja”. ¿Qué quiere decir esto? Antes de que te apantalle un término bastante sencillo, veamos qué es un “futuro”.

Un futuro es un contrato estandarizado para vender o comprar un activo en el futuro a un precio pactado HOY. Algo así como una apuesta. El producto puede ser cualquier cosa que te imagines desde maíz hasta acciones.

En este caso, los famosos futuros que abren hacia arriba o abajo son futuros sobre los índices accionarios más famosos del mundo: Nikkei, Dow Jones o en el caso de México: IPC.

Si el precio que se pacta en los futuros se mueve hacia arriba antes de que abra el mercado, significa que los inversionistas piensan que el nivel del índice irá hacia arriba cuando abra el mercado y durante las primeras horas de operación. Esto puede verse como que los inversionistas están apostando a que el mercado abra en terreno positivo.

En las finanzas existe el término profecía auto-cumplida y en este caso es claro: los inversionistas confían en una subida de precios: al aumentar su demanda, aumentan el precio de los futuros y el nivel de los mismos índices, así como la confianza en un día positivo.

¿Cómo estuvo eso? El rendimiento de los futuros depende del nivel en el que opere el índice y además tienen un efecto multiplicador. Para el Dow Jones las diferencias se multiplican por 10, para el Nasdaq 100 y 250 para el S&P.

De este modo, si yo pacto un nivel para el Nasdaq de 10,000 pts y llega a 10,100, yo gano = 100 pts  x 100 = 10,000 USD. (Los contratos son bastante grandes)

Las transacciones de futuros empiezan por lo regular una hora antes de que abra el mercado. En México esto vendría siendo a las 7:35 A.M. Como muchas noticias pueden ocurrir en este periodo de tiempo (o durante la noche anterior) el sentimiento del mercado se refleja directamente en los niveles de los futuros y puede utilizarse por algunos inversionistas para ir creando sus estrategias de ataque.

¡Felicidades, acabas de aumentar tu conocimiento financiero!

La eficiencia de los mercados

En el año de 1970, el economista Eugene Fama desarrolló una teoría para describir el grado de eficiencia de los mercados. En su hipótesis, argumenta que los mercados son eficientes en la medida en que los precios reflejan toda la información en cualquier punto en el tiempo. Esto quiere decir, que el precio de una acción de Cemex, por ejemplo, refleja toda la información disponible en su precio.

Si los inversionistas pueden ganar rendimientos superiores a los esperados haciendo transacciones en base a esta información, los mercados no son eficientes. ¿Qué pasa en la vida real?

La hipótesis de Fama nos habla de 3 formas de eficiencia en el mercado.

  • Eficiencia de mercado tipo débil – el tipo débil nos dice que los precios actuales reflejan completamente toda la información histórica disponible sobre esos activos. Por lo tanto, los precios pasados y la información del mercado no tienen poder predictivo sobre su comportamiento en el futuro. En este tipo de eficiencia, el análisis técnico no sirve para obtener rendimientos superiores.
  • Eficiencia de mercado tipo semi-fuerte –En este tipo de eficiencia los precios de los activos ajustan cualquier sesgo rápidamente cuando llega nueva información. De este modo, el precio de los activos refleja completamente toda la información disponible al momento. Los precios incluyen toda la información de mercado del pasado y también aquella que no es necesariamente de mercado (cambio de gerencia, etc.) Esto hace que en este tipo de eficiencia, no se puede obtener rendimientos superiores haciendo análisis fundamental.
  • Eficiencia de mercado tipo fuerte– En este tipo de eficiencia, los precios reflejan toda la información, ya sea pública o privada de cualquier tipo: del pasado, pública y privilegiada. Esto va en línea con que ningún grupo de inversionistas con ventajas en información puede derrotar al mercado consistentemente.

¿Qué dice la evidencia?

Diversos estudios para probar la hipótesis de Fama sugieren  que:

  • El análisis técnico no genera rendimientos superiores de forma consistente en los mercados desarrollados. Cierta evidencia sugiere que puede funcionar en mercados en desarrollo como China, Hungaria, Bangladesh o Turquía.
  • Los resultados generales sugieren que los mercados desarrollados son eficientes en tipo semi-fuerte. Esto quiere decir que en la mayoría de los mercados que acaparan las noticias, el análisis fundamental genera rendimientos superiores. Los mercados en desarrollo sin embargo, no son semi-fuertes, sino débiles.
  • Diversos análisis demuestran que se puede beneficiar de información privilegiada, sin embargo, la aplicación y generación de leyes en los países desarrollados hace de esto una actividad cada vez más difícil.

PD: este es un tema must-know de las finanzas, ¡felicidades por aumentar tu conocimiento!

Las tarjetas de crédito más cobronas del 2011

Llegaron las cifras del famoso Costo Anual Total (CAT) del 2011. La cosa está para aterrarse. Con datos del Banco de México, los créditos revolventes (como el de cualquier tarjeta de crédito) están en el rango del 40 al 88.3%.

Nada más para darte una idea, si algo cuesta $100, al pagarlo con tu tarjeta y no liquidarla al término del plazo (normalmente un mes) estarías pagando de 140 a $188 por ese objeto. Eso considerando que lo liquidas al segundo periodo, pero si te la llevas pagando el mínimo la deuda sigue creciendo.

Para conocer la lista completa y por tipo de tarjeta de crédito (y para ubicar cuánto te está cobrando tu banco) da click en la siguiente imagen.

Los expertos atribuyen este aumento al incremento en comisiones.  También dicen, se debe a que gente con menores recursos están buscando crédito. En las finanzas, si al prestar dinero, existe la posibilidad de que alguien no te pague, le cobras más. Eso justamente hacen los bancos con las personas de poca capacidad de pago.

El número de tarjetas de crédito en México aumentó 2.3 millones para un total de 24.65 millones, pero se estima que 8 millones se quedan en el cajón (cobrando comisión por supuesto, recuerda que la casa nunca pierde)

Las buenas noticias son, que los totaleros están lejos de ser una especie en extinción. Recordemos que los totaleros son aquellos que liquidan la deuda para que no genere intereses desde el principio, así logran financiarse gratis y pagan sólo la comisión anual. Del total de créditos, los totaleros son ahora el 39.5%, comparado con un 20% en 2010.

Creer que el crédito es la causa de todos los males es incorrecto. El problema es nuestra falta de responsabilidad al usarlo. Si utilizas tu tarjeta como medio de pago pueden extenderte líneas de crédito, formar buen historial crediticio, aprovechar promociones, descuentos y financiarte en el corto plazo. “Cash is King” dice la premisa y es correcta, el crédito debe utilizarse con mesura, recordando que tarde o temprano, las deudas tienen que pagarse ¿O no Estados Unidos?

Con datos de: El Universal, Condusef y Banxico.