Buffett y Klarman Opinan Sobre la Teoría de Portafolios

Es bien sabido que en la Teoría Moderna de Portafolios de Markowitz, la idea de la diversificación es crucial para alcanzar mejores resultados al invertir. ¿Por qué? Porque el riesgo para Markowitz es equivalente a la desviación estándar, que es una medida estadística de la volatilidad del precio de una acción. Sin embargo, algunos value investors se han declarado en contra de la idea de la diversificación por un tiempo. ¿Cuáles son sus opiniones?

jj1

Seth Klarman, durante una conferencia en el MIT dijo lo siguiente:

“Desde mi punto de vista, un inversionista está mejor sabiendo mucho sobre pocas inversiones que sabiendo poco de muchas. Una de las mejores ideas de un inversionista tiene más capacidad de generarle rendimientos altos para un cierto nivel de riesgo que la idea número cien o mil.”

“La teoría moderna de portafolios te dice que calcules la beta de una acción para determinar su nivel de riesgo. Nunca, en toda mi vida profesional ahora de 25 años, he calculado una beta. Esta teoría te dice que muevas tu portafolio más cerca a la frontera eficiente. Nunca lo he hecho, ni sabría cómo. Nunca he calculado alpha ni beta de mi desempeño, que es como algunas personas determinarían si he hecho o no un buen trabajo.”

“Algunas personas se apegan a teorías elegantes mucho tiempo después de que es aparente que las teorías no explican la realidad. La Escuela de Economía de Chicago dice que los mercados son eficientes. Convenientemente explican que el increíble récord de inversión de Warren Buffett no es más que una aberración. El segundo hombre más rico de nuestro país es un value investor, ha construido su patrimonio gradualmente tras 50 años de inversiones exitosas. ¡Y su patromonio sigue creciendo! ¡50 billones de dólares son muchas aberraciones! En lugar de abandonar sus teorías para estudiar a Buffett de forma exhaustiva para obtener algunas lecciones, mucha gente no puede tolerar el re-examinar los errores de sus teorías.”

Me sorprende leer estos comentarios tan directos sobre la teoría de portafolios. Es verdad que algunos académicos han tratado de desdeñar a Buffett y su éxito, clasificándolo como un error estadístico. Sin embargo, como se discute en “The Superinvestors of Graham and Doddsville”, un ensayo escrito por Buffett para Forbes, no es probable que una filosofía de inversión utilizada por diferentes inversionistas sea capaz de vencer de forma constante al mercado y clasificar el resultado como una anomalía estadística.

Buffett escribió en el artículo: “Los inversionistas de Graham y Dodd (value investors), no discuten beta, el capital asset pricing model (CAPM), o la covarianza de los rendimientos en inversiones. Estos asuntos no les interesan. De hecho, la mayoría tendrían dificultad para definir esos términos. Estos inversionstas simplemente se enfocan en dos variables: precio y valor.”

Esto, en mi opinión, es la prueba de que mientras la eficiencia en los mercados existe, existe en su forma débil, con algunos desfases de tiempo, particularmente en empresas de pequeña capitalización. Si la eficiencia de los mercados fuera inexistente, entonces las ofertas seguirían siendo ofertas, sin permitirle a los value investors generar rendimientos mientras las acciones reflejan su valor fundamental. Ahora, los value investors sí diversifican entre sectores, pero lo hacen con base en sus lecturas de las economías particulares de cada empresa, no en medidas estadísticas como beta o desviación estándar.

Como Buffett menciona, los value investors solo se enfocan en dos cosas: valor y precio, y tratan de apostar con fuerza cuando encuentran grandes discrepancias entre las dos.

Poniendo la balanza a nuestro favor como inversionistas

Seth Klarman es uno de los mejores inversionistas en la actualidad. En los próximos dos párrafos nos detalla los requisitos para ser un gran inversionista desde su perspectiva.

sk

¿Alguna vez he mencionado que invertir es trabajo duro – esmerado, implacable, y a veces confuso? Separar las señales relevantes del ruido puede ser especialmente difícil. Paciencia infinita, gran disciplina y una resolución de acero son requeridas. Nada de lo que hagas garantiza el éxito, aunque puedes inclinar las probabilidades significativamente a tu favor teniendo la correcta filosofía, mentalidad, proceso, equipo, clientes y cultura. Tener esas seis cosas bien lo es casi todo. 

Para complicar las cosas un poco más, un inversionista exitoso debe de tener un número de lo que parecerían cualidades contradictorias. Estas incluyen la arrogancia para actuar, y actuar con decisión, y la humildad para saber que se puede estar equivocado. La agudeza, flexibilidad y la voluntad de cambiar tu mentalidad cuando te das cuenta que estás equivocado y la terquedad de hacerlo cuando te encuentras justificadamente confiado en tu tesis de inversión. La convicción de concentrar tu portafolio en solo tus mejores ideas y el sentido común de sin embargo diversificar tus activos. Un escepticismo saludable, pero no querer hacer las cosas al contrario de forma ciega. Un gran respeto por las lecciones de la historia balanceado por el saber que regularmente cosas suceden que nunca habían ocurrido. Y, finalmente, la integridad para aceptar los errores, la fortaleza para arriesgar hacer más de ellos, y la honestidad intelectual para no confundir la suerte con habilidad.

La clave está en el proceso

Cuando evaluamos nuestras decisiones casi siempre las catalogamos como buenas o malas dependiendo del resultado obtenido de ellas. Sin embargo, ¿es esto lo más importante? Cuando hay incertidumbre de por medio (que es casi siempre), lo más importante es el proceso.

En un mundo ideal, tomamos decisiones con información completa y con una visión clara hacia el futuro. En el mundo en el que vivimos, sin embargo, raramente tenemos una percepción clara del abanico de resultados probables, lo que dificulta la toma de decisiones. Al lidiar con la incertidumbre de lo que pase en el futuro, es muy importante enfocarse en el proceso y no en el resultado de la decisión.

malcolm-butler-ricardo-lockette-nfl-super-bowl-xlix-new-england-patriots-vs-seattle-seahawks-850x560

Un ejemplo bastante claro, y que fue comentado por The Economist en este artículo, es el resultado de la decisión de los Seahawks de Seattle de lanzar la pelota en lugar de correrla, a 5 yardas y con 40 segundos en el reloj en el pasado SuperBowl. Aunado esto, es importante recordar que los Seahawks contaban con el mejor corredor de la liga. ¿Qué sucedió? El entrenador de Seattle decidió que lo mejor era un pase que terminó siendo interceptado, dándole el triunfo a Nueva Inglaterra.

Veamos algunos de los hechos, para tratar de entender el por qué de la decisión de pasar y no correr la pelota:

  1. En situaciones de 10 yardas o menos para anotar, Seattle tenía un promedio de éxito de 81% contra el 65% del resto de la liga
  2. La defensa de los Patriotas estaba esperando que Seattle corriera el balón, colocando a 8 jugadores en la línea, dejando solo a 3 defensores para cubrir a los posibles receptores de un pase
  3. Durante esa temporada y en ese tipo de pases, la tasa de intercepción del quarterback de los Seahawks fue de 2.2% solamente

Pensando en estos datos, es claro que la decisión del entrenador de Seattle de correr la pelota se originó porque la defensa de Patriotas ya esperaba una jugada con esas características y la probabilidad de una intercepción era mínima. Lo que dice The Economist es muy útil para entender que esta decisión estaba bien fundamentada:

Si el pase hubiera sido completo, Mr Carroll (el entrenador de Seattle), hubiera sido el héroe del pueblo, elogiado por pensar fuera de lo convencional, y ser lo suficientemente atrevido para ordenar un pase cuando todos esperaban que el equipo corriera. Y si la decisión hubiera terminado en un pase incompleto, también habría servido su propósito, al establecer el pase como un riesgo latente e incrementar las probabilidades de que Mr Lynch (el famoso corredor) llegara al touchdown en una jugada subsecuente (Al haber menos jugadores defendiendo la línea). La única razón por la cuál el entrenador está siendo castigado es porque la jugada terminó en una muy improbable intercepción.”

Una buena decisión, por ende, es aquella que considera el abanico completo de posibilidades, reúne la mayor cantidad de información disponible y plantea escenarios para situarnos con la mayor ventaja posible ante lo que suceda. Después, sucederá lo que tenga que suceder, pero por ponerlo de alguna manera, las velas estarán izadas de forma correcta para cuando el viento sople.

Categorizar nuestra decisión como buena o mala por el resultado minimiza lo más importante, que es el proceso. El éxito en el corto plazo es indistinguible de la suerte, sin embargo, para obtenerlo en el largo plazo y tener consistencia, que es en mi opinión lo que separa a los buenos de cualquier campo de los mejores, se necesita de buenos y repetidos procesos.

Bien dicen que el éxito es simplemente la sucesión de pequeños triunfos y factores alineados. A través de procesos estructurados y bien pensados, no solo ahorramos tiempo en la ejecución, sino vamos asegurando pequeñas victorias que cada vez alejan al resultado de la suerte y van mostrando el valor de las habilidades.

¿Tú qué opinas?

Sobre Cómo Lidiar con las Pérdidas

Se terminó el 2015, un año complicado para las inversiones. En lugar de presumir las victorias, creo que es un buen momento para analizar los errores y las lecciones que dejan para el futuro.
  • La vida (y la Bolsa) enseña humildad. Seth Klarman alguna vez mencionó la necesidad de balancear entre la arrogancia y la humildad. Cierto, cuando compramos algo es porque pensamos que aquél que nos lo vende está cometiendo un error y viceversa. Las inversiones son un juego de suma cero, en cada operación siempre hay dos lados y solo uno tiene la razón. Considero que lo más importante de este punto es el estar abierto a considerar que podemos tener un error en nuestra tesis de inversión, que las grandes mentes siempre buscan entender el otro lado de la moneda en lugar de buscar información que confirme su propia hipótesis. Estar siempre atentos al otro lado y descubrir debilidades en nuestro proceso de pensamiento es vital, aunque difícil si mantenemos una postura por orgullo y/o ego.
  • El proceso. En el mundo de las inversiones, el siguiente punto es difícil de justificar, pero es igual de válido. Toda decisión debe de evaluarse no por su resultado (outcome), sino por el proceso con el que se realizó. Es decir, ¿tomé en cuenta el factor X o Y? Si la respuesta (honesta) en retrospectiva es que se tomaron en cuenta todos los factores, entonces la decisión fue buena, independientemente de su resultado. Respetar (y repetir) el proceso es uno de los pilares de un buen inversionista.
  • El círculo de competencia (otra vez). Cometí el error de invertir en sectores en los cuales no tengo un dominio claro y/o que dependen de factores fuera de mi conocimiento. Así es, en este 2015 fui de los inversionistas que apostaron en el sector energía y salieron perdiendo. Esto no significa que no pueda entender este u otro sector, más bien significa que debo hacer mi tarea a un nivel mucho más profundo antes de tomar la decisión de invertir.
  • Usar stop-loss, si va de acuerdo con tu filosofía. Nunca he comulgado mucho con la idea de usar stop-loss, ya que rara vez cambia algo a nivel fundamental de forma drástica para no quedarme si estoy seguro de mis números. Sin embargo, considero que esta es una buena decisión táctica cuando las pérdidas pasan nuestro nivel de tolerancia. Se puede utilizar para re-evaluar la situación desde fuera del terreno de juego hasta tener más certeza, sobretodo ligado con el punto anterior, en sectores en los que nuestra competencia no es la mayor.
  • Las acciones no operan en un vacío. A pesar de que las acciones puedan verse atractivas por su parte fundamental, es importante recordar que forman parte de un sector, un país y una economía y no pueden alejarse de estos factores. Por muy atractivas que parezcan, cuando un sector se apesta, se apestan todos sus componentes. Considero que esto sucede hasta que el sector se acerca a su punto de inflexión.
  • Agradecimiento. El 2015 fue un año de mucho aprendizaje, en todos los niveles. Las pruebas, personas y circunstancias que se nos ponen no sirven mas que para aprender y convertirnos en una mejor versión de nosotros mismos. Como diría Napoleon Hill, “Cada adversidad, cada fracaso, cada dolor lleva consigo una semilla con un beneficio igual o mayor.”

¿Es rentable invertir en Uber?

Uber se ha vuelto parte de nuestra vida: es rápido, eficiente, con buen servicio y a un precio bastante justo. En México y en el mundo, esto ha atraído a una cantidad importante de inversionistas que buscan hacer negocio con Uber, comprando automóviles para ponerlos a trabajar. ¿Es esto una opción viable y rentable?

New-Logo-Vertical-Dark

Las modalidades

A primera vista, podemos decir que lo es. En sí, el proceso es bastante sencillo, sólo se necesita de un vehículo con valor de facturación de 200 mil pesos, y algunos papeles que se pueden subir de forma virtual a la plataforma. Una vez aprobados los documentos y el vehículo, se necesita que el conductor apruebe una serie de exámenes en los que se pone a prueba su destreza al volante y conocimiento de la vialidad de la ciudad. Es importante entonces aclarar que existen dos formas principales de trabajar un Uber. La primera es cuando el dueño del vehículo es el conductor y la segunda cuando el dueño sub-contrata a un conductor.

El ejercicio

Después de preguntar a varios conductores en diferentes ciudades, la cuota recibida por un promedio de 10-12 horas diarias de trabajo ronda de los 10 mil a 14 mil pesos mensuales. Esta misma se reparte con Uber, que se lleva el 20% en las modalidades Black y XL y 25% en SUV.

Suponiendo en el promedio de ingreso para el conductor son 12 mil pesos, su parte, el 80% representa 9,600 pesos de ingreso bruto al mes. ¿Cuáles son los costos que hay que considerar? A simple vista son los siguientes:

  • Mantenimiento
  • Gasolina
  • Pago de crédito (en caso de que haya sido comprado a crédito)
  • Depreciación

Cada uno de estos es muy importante. El mantenimiento del vehículo es vital debido a que estará entre 70 y 80 horas (datos de la página de Uber) funcionando a la semana. Para evitar el desgaste, es importante darle un mantenimiento constante tanto al motor como a las llantas. La gasolina es vital debido a que es el principal insumo con lo que trabaja el vehículo. El pago de crédito también es necesario en caso de aplicar.

El que considero el gasto más importante y del cual muchos nos olvidamos al momento de considerar un vehículo en Uber como potencial inversión es la depreciación. Un vehículo con valor de facturación de 200 mil pesos y con el nivel de kilometraje que requiere Uber, puede llegar a depreciarse en el rango de 15 a 25% de forma anual. Esto, traducido a números mensuales, representa un gasto de 3,300 pesos aproximadamente, tomando en cuenta 20% como la depreciación anual.

De modo que el total de los gastos, o una aproximación mensual sería la siguiente:

Ingresos de:

  • 12 mil pesos – 20% para Uber: 9,600 pesos

Gastos:

  • Mantenimiento: 500 pesos al mes
  • Gasolina: 3000 pesos al mes
  • Depreciación: 3,300 pesos al mes
  • Crédito (si aplica):

Utilidad Bruta: 2,800 pesos al mes para el conductor

Haciendo un ejercicio de valor de dinero en el tiempo, y con los siguientes supuestos:

  • Desembolso inicial: -200,000
  • Valor final (después de 3 años de depreciación al 20%): 102,400
  • Pagos: 2,800 pesos mensuales
  • Periodos: 3 años * 12 meses = 36 periodos
  • Rendimiento mensual = .058% o un anual de 0.70%

Este mismo rendimiento también se puede obtener con la función de TIR o IRR (en inglés) con un desembolso de -200,000 pesos, 35 periodos recibiendo 2,800 pesos y un último periodo recibiendo 102,400 + 2,800.

La variable más importante en este ejercicio es el valor inicial del vehículo. La recomendación principal para obtener una utilidad aceptable siendo dueño de un Uber es que 1) el valor de facturación no sea tan alto o en su defecto 2) que el vehículo no pierda tanto valor de forma mensual. Esto afectará directamente a la utilidad y al valor que se pueda obtener por el vehículo con el paso del tiempo.

Bajo los mismos supuestos y en el mismo ejercicio, si yo tengo un valor inicial de 150,000 pesos en lugar de 200,000, y con el mismo valor final de 102,400 al final de tres años, mi rendimiento anual cambia a 14.2%.

Conclusiones

El factor que menos se observa al considerar invertir en un Uber y sin embargo, el más importante es el valor del vehículo y su posible valor final después de usarlo. Con base en esto se afectará el gasto por depreciación, que es sobre el cual tiene más control el dueño. Este pudiera ser un negocio rentable, siempre y cuando esta variable se cuide, verificando que sea un vehículo con buen valor de reventa y/o comprando un seminuevo en buen estado, que se pueda presentar en Uber como un vehículo con un valor de facturación por encima del actual.

También es importante darnos cuenta de que sacar un vehículo a crédito para la obtención de un Uber podría resultar bastante peligroso debido a la gran entrada de nuevos vehículos en las ciudades, ya que esto merma las horas productivas de los conductores al haber una gran oferta.

Sobre las condiciones del mercado actuales

“He arribado finalmente a una “ley” sobre la naturaleza humana que no puede evitarse y que es poco probable que sea modificada de forma importante. Esta ley dice que la gente sin experiencia o habilidades superiores podrían hacer mucho dinero rápido en el mercado accionario, pero no pueden conservar lo que generan, y la mayoría termina con pérdidas netas. (Esto es verdadero a pesar de que la tendencia de largo plazo de los precios de las acciones es alcista.) Esta es una aplicación particular de una ley más amplia que podría mencionarse simplemente como: “No existe tal cosa como una comida gratis.”

El mercado accionario ha alcanzado sin duda la etapa donde mucha gente está interesada en comidas gratis. Los extraordinarios niveles de precios de las acciones de compañías electrónicas y en industrias similares, la avalancha de ofertas públicas iniciales de pequeñas empresas a 25 o más veces su utilidad promedio y tres veces su valor neto (con incrementos en precios inmediatamente después de salir a la bolsa), los diferenciales de precios completamente sin garantías por los especuladores – todos indican elementos temerarios en la estampa del mercado accionario actual que deja prever serios problemas en el futuro, si la experiencia del pasado significa algo.

He de concluir con uno de mis clichés favoritos- El dicho francés: “Mientras más cambia, más es la misma cosa.” Siempre he pensado que este motto aplica para el mercado accionario mejor que en cualquier parte. Ahora, la verdadera parte importante de este proverbio es la parte, “mientras más cambia.” El mundo de la economía ha cambiado radicalmente y cambiará aún más. La mayoría de la gente piensa ahora que la naturaleza esencial del mercado ha sufrido un cambio de igual proporción. Pero, si mi cliché tiene fundamentos – y la única excusa de un cliché, pienso yo, es que tiene fundamentos – entonces el mercado continuará siendo fundamentalmente lo que siempre ha venido siendo – un lugar donde un gran mercado alcista es inevitablemente seguido por un gran mercado bajista. En otras palabras, un lugar donde las comidas gratis de hoy se pagan doble mañana. A la luz de la experiencia, pienso que el actual nivel del mercado accionario es uno extremadamente peligroso.”

Benjamin Graham

Benjamin Graham (el padre del Value Investing) escribió este texto en 1960 y como muchos de sus escritos, el texto sigue vigente aún más de cinco décadas después. Como diría Seth Klarman: “Invertir, cuando parece más fácil, está en realidad en su punto más difícil.”